Seguiré tus pasos es la última novela de Care Santos (Mataró, 1970). A punto de ver la luz en marzo, finalmente se vieron confinados también sus ejemplares hasta junio, cuando por fin ha podido salir a las librerías, al alcance de los lectores.

A caballo entre varias épocas, Seguiré tus pasos acompaña a Reina, una mujer independiente, tal vez en demasía, que se encuentra de cara con la historia de su padre, de quien todos creían que se había suicidado pero que ahora parece que fue asesinado a la luz de nuevas informaciones. La novela es un llamamiento a la memoria y a la influencia de las decisiones de las generaciones en las circunstancias que nos han tocado vivir.

Hay algo de fatídico en la red de relaciones que se establecen entre sus parientes en un entorno que recuerda a esa vida de pueblo que aún subsiste en algunos puntos de la geografía española: pueblos abandonados o escasos de habitantes que tratan de subsistir gracias a la atracción de los urbanistas por algo «diferente», espacios sin derecho a la privacidad donde todos se conocen, carreteras imposibles al pie de un precipicio donde se precipitan no solo los vehículos accidentados sino también el pasado.

Hace unos días tuve la oportunidad de charlar, vía telefónica, lamentablemente, con Care Santos acerca de su novela:

Care santos

Care Santos.
Fotografia: ©Xavier Torres-Baccheta

Seguiré tus pasos: el interés legítimo por la memoria generacional

Es un libro que trata sin duda de la memoria generacional: de dónde o cómo venimos. ¿Tú también lo sientes así? 

Sí, y de cómo administramos esa memoria. Reina pertenece a esa generación a la que no les hablaron de la Guerra Civil en ningún sitio; ella primero sufre un rechazo que todos hemos sentido en algún momento por el pasado para luego sentir un interés legítimo. Pertenece a esa clase de personas que quieren saber. Es igual de legítima la decisión de quienes no quieren saber nada, pero ella es curiosa y quiere saber de dónde sale todo, de dónde viene la historia de su padre. Es más curiosidad que emoción porque no ha tenido prácticamente trato con él o no lo recuerda.

Tal y como lo planteas se transmite que, queramos o no queramos, las decisiones de la generaciones precedentes nos impactan, nos llevan a algún sitio. 

Claro. El pasado nos lleva siempre a alguna parte. Incluso aquel que desconocemos. Todo aquello de lo que venimos nos conforma aunque no lo hayamos vivido directamente. La manera en que nuestros mayores se lo tomaron y reaccionaron ante muchas cosas nos predispone y acaba formando lo que somos.

En algún momento de la novela se dice que la parte de la historia del padre de Reina que no forma parte de su vida, también le influye. Todos se enmarcan en uno u otro bando y Reina está rodeada de personajes que han decidido de forma voluntaria no recordar. Su madre por un lado y su hijo por otro, entre ellos. Son los que prefieren no saber.

Debemos administrar la memoria histórica con responsabilidad.

El libro se enmarca en la Guerra Civil. Es un periodo que nos resulta cercano y lejano al mismo tiempo, porque algunos, como en mi caso, no tenemos memoria del mismo al haber nacido más tarde pero aún hay gente que la vivió. Al tiempo es un tema que explotó hace años en cine, literatura…  y que parece un recurso muy usado. ¿A qué crees que se debe esta fascinación? ¿Es el momento adecuado para abarcar esta etapa?

Yo no estoy segura de si se trata de una novela sobre la Guerra Civil o más bien sobre sus consecuencias. Tal vez sería más una novela «con» la Guerra Civil. Yo no quería escribir sobre la contienda porque no es mi papel ni sé lo suficiente. Otros lo han hecho mucho mejor que yo y no estoy interesada en las grandes gestas. Me interesa más bien cómo la Guerra Civil fue un huracán que arrasó la vida de un montón de gente que no había hecho nada ni había decidido nada. Eso por un lado.

Por otro, estamos asistiendo a un momento de recuperación de la memoria histórica pero muy gratuita. No hay más que ver un debate parlamentario para darse cuenta de hasta qué punto la Guerra Civil sigue viva entre nosotros y asusta el modo en que lo hace. Tal vez hay que administrar esa memoria con mayor responsabilidad y da la sensación de que cada uno la utiliza como mejor le conviene. Lo que tendríamos que hacer es un análisis más concienzudo y más detallado de cómo hay que administrarla, ver lo que queremos recordar y olvidar pero responsabilizándonos de ambas cosas sea lo que sea lo que decidamos.

Hay mucha eclosión sobre la Guerra Civil porque mi generación, a quien nunca se la explicaron en el colegio, la vivieron como algo que había pasado en la familia, eran historias que se empezaban a contar. Han hecho falta generaciones para poder contarlo de forma natural, sin apasionamientos y sin dolor, sin que seamos parte implicada. Por eso es tan interesante que mi generación la revise desde un apunto de vista más analítico y menos apasionado.

Cualquiera que ostente el poder de forma abusiva debe ser objeto de crítica

También veo en Seguiré tus pasos una crítica al sector eclesiástico, sobre todo en un entorno más rural en el que ejercían aún más influencia si cabe en la población. 

En mis novelas siempre hay una crítica al poder. Y en este caso al eclesiástico porque la iglesia da la sensación que no ha asimilado aún que no ostenta el poder que tenía hace unos años. Cualquiera que ostente el poder de forma abusiva tiene que ser objeto de crítica por parte de creadores de todo tipo y yo ejerzo esa crítica al poder eclesiástico pero también al político o a cualquier otro.

A pesar de que, como comentas, no es de forma estricta una novela sobre la Guerra Civil, en los agradecimientos incluyes un buen número de obras bibliográficas de referencia. 

Para escribir una página a veces necesitas leer diez novelas. En mi caso más ensayo o libros de memorias que ficción, casi nunca leo ficción. La documentación es una etapa fundamental y yo la disfruto mucho pero al tiempo me la tomo muy en serio. No quiero decir tonterías ni hablar de cosas que desconozco. Todas las novelas están muy documentadas y generalmente cito mis fuentes porque pienso que si yo he tomado algo de un libro ajeno es honesto citarlo, pero también puede haber lectores curiosos que, como yo, si encuentra un tema que le interesa, igual quiere continuar leyendo sobre el mismo.

El libro tenía que haber salido en marzo. No sé si decir que fuiste afortunada. 

Sin duda. Yo me llevé un disgusto cuando supe que la novela regresaba al almacén, porque en ese momento estaba ya en distribución. Me llamó mi editor para explicarme que parábamos la promoción y  que el libro no iba a llegar a las librerías. Primero me disgusté pero luego me dijeron, y es cierto, que a la postre fue mucho mejor. Porque ahora hay muchas ganas de volver a la vida normal y volver a las librerías y curiosear lo que ha salido. No hay que rasgarse las vestiduras, todo volverá a la normalidad.

seguiré tus pasos, destino, care santos

  • Título: Seguiré tus pasos
  • Autor: Care Santos
  • Editorial: Destino (más información del libro aquí y podéis leer las primeras páginas aquí)
  • 512 páginas. 20,90 Euros (formato papel); 9,99 Euros (formato digital).