Pastoras guerreras. Volumen 1: El relevo

Una de las experiencias más especiales que he vivido en el pasado Festival del cómic de Angoulème –cita imprescindible y altamente recomendable para quien tenga una mínima sensibilidad e interés por el cómic– es visitar la sección dedicada al público más joven. Por la ciudad pululaban desde grupos de pequeños aficionados de no más de cinco años, bien sujetos a una cuerda que hacía las veces de barra de control para sus profesores, hasta adolescentes, estos ya sin control, que se acercaban a los stands con sus obras favoritas. Este acercamiento al noveno arte no es baladí y tiene un fuerte impacto tanto en la consideración del cómic como una forma de arte y comunicación en la mente del ciudadano francés como en sus ventas, con títulos que se sitúan siempre a la cabeza de las listas de los más vendidos, superando en muchas ocaciones a obras de narrativa convencional. 

Una de las exposiciones que más ganas tenía de ver era la dedicada a la obra Pastoras guerreras, de la que en Francia ya se han publicado los cuatro volúmenes que la conforman mientras que en España acaba de aparecer el primero de la mano de la editorial La oveja roja. Una obra que he disfrutado enormemente y que tiene no solo calidad artística sino también narrativa. 

Como muestra, un par de instantáneas sacadas durante el festival de una lámina original y del cartel gigante que funcionaba a modo de photocall

anguleme, pastoras guerras, patricia millán

Pastoras guerreras y el dueto encargado de su ejecución. 

Amélie Fléchais y Jonathan Garnier fueron quienes concibieron la idea original de las pastoras guerreras. A partir de ahí el guion quedaría a cargo de Jonathan, mientras Amélie dibujaría más tarde el conjunto.

Flecháis es una autora muy vinculada al sector de la animación cinematográfica y al desarrollo de conceptos para las películas. Ha trabajado en títulos como la canción del mar, Onward o Trolls 1 y 2. Además viene de ilustrar y, en ocasiones, escribir numerosas historias para álbumes ilustrados como El camino perdido (Kraken editorial) o El pequeño lobo rojo. 

Por su parte, Garnier, formado en grafismo y expresión gráfica aplicada al cómic, dio el salto al mundo editorial desde el diseño de videojuegos. Ha trabajado como editor pero también con sus propias historias como DoggyBags (ilustrada por Mathieu Bablet en el sello 619), Momo (con Rony Hotin) y Elias & Ida (con Jérémie Almanza)… Colabora también en varios proyectos digitales y fotográficos. 

Amelie Flechais y Jonathan Garnier
Amelie Flechais y Jonathan Garnier

Pastoras guerreras, una inteligente historia para jóvenes lectores 

Pastoras guerreras es una historia que sabe captar la atención tanto de un público más joven como del adulto que quiera «comprobar» qué leen los más jóvenes. Es una obra recomendada, cogida siempre la expresión por los hilos porque nadie mejor que el entorno de un niño conoce su capacidad lectora, a partir de los ocho años, pero que, desde una concepción de la historia inteligente y sin cercos, resultará igual de interesante para un público adolescente o adulto. 

La historia nos traslada a un pueblecito rural donde los hombres adultos casi en su totalidad desaparecieron sin dejar rastro cuando marcharon a la Gran Guerra. Por eso se creó la orden de las Pastoras Guerreras, mujeres autoorganizadas para defender y proteger a la gente del pueblo y realizar diversas tareas fundamentales para su supervivencia. Nuestra protagonista, Molly, cumple diez años y es el momento de ingresar junto con sus amigas en la orden –en su nivel más básico y de principiante–, algo que la tiene muy emocionada, tanto que en ocasiones le ciega la ilusión y no presta atención a lo que sucede a su alrededor. 

El título de pastoras guerreras viene de que las monturas de estas guerreras no son caballos, lo que sería más habitual, sino cabras y cabritos de un tamaño bastante superior al que acostumbramos a ver. Animales que, por otro lado, también tienen, como los amigos de Molly, sus propios caracteres que se ajustan con mejor o peor suerte  a los de sus amazonas. 

Los roles de género puestos en cuestión 

Pastoras guerreras es un cómic divertido y lleno de acción, pero también deja presentes muchas cuestiones que puede ser interesante trabajar con los más pequeños. Uno de ellos es la conveniencia o no de roles laborales asociados a un género determinado. En el poblado de Molly son las mujeres las encargadas de la defensa. Pero, ¿qué sucede cuando su amigo Liam decide que él quiere ser también una pastora guerrera? ¿O cuando otra de sus amigas admite que preferiría dedicarse a la confección de prendas, como su madre? El cómic reflexiona mucho en torno a qué queremos y qué nos hace sentirnos plenos, cómo encaja esa visión en los círculos sociales pero también en los más cercanos como las amistades y las familias, donde las dinámicas son más intensas y las emociones se hablan de forma más abierta. 

También hay espacio para hablar de la importancia de esforzarse para conseguir un objetivo –ser una pastora guerrera no es como pulsar un botón sino que tiene una curva de aprendizaje larga–, de lo complicado que puede ser trabajar en equipo cuando no te llevas especialmente bien con alguno de tus compañeros o de cómo los adultos tienen también problemas y no van a estar siempre al cien por cien porque necesitan espacio para resolver sus propios problemas. 

Una narrativa visual cinematográfica

EN la parte visual queda patente la formación cinematográfica de de Flecháis con una soberbia ejecución de planos y enfoques muy poco habituales en el cómic infantil, más proclive a planos frontales, frente a los que superpone picados y contrapicados que dan un gran dinamismo y enriquecen la expresión artística de la obra. Algo que llamó mucho la atención de su trabajo en la exposición es que no trabaja por viñetas sino por páginas, por lo que parte de su trabajo queda borrado cuando se encuadran las ilustraciones. 

En resumen, Pastoras guerreras solo tiene una pega: es un primer tomo de cuatro y, a diferencia de lo que pasa en otras obras, queda inconclusa y un enorme cliffhanger que obliga a esperar a un segundo volumen que esperemos llegue pronto. Aún así es una obra que entretendrá a grandes y a pequeños y les hará pensar en lo que les sucede a Molly y su pandilla y en si se parece a lo que les sucede a ellos. Altamente recomendable. 

pastoras guerreras portada volumen 1 el relevo

  • Título: Pastoras Guerreras. Volumen 1: El relevo 
  • Autor: Jonathan Garnier y Amèlie Fléchais 
  • Editorial: La oveja roja  (más información del libro aquí ; en la página puedes leer el comienzo del cómic)
  • 80 Páginas. 18,00 Euros (formato papel)

Piérdete en el archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *