La ley de los cerros + entrevista Chris Offutt

Creo que reseño poco a Chris Offut teniendo en cuenta que he leído todo lo que ha escrito y se ha editado en castellano a través de las editoriales Malas Tierras y Sajalín. Me da la impresión de que, como tampoco reseño todo lo que leo, el blog puede resultar un poco aburrido si siempre aparecen los mismos autores. Pero, por otra parte, Offutt siempre vale una reseña y, quien sabe, si no os he convencido ya, tal vez sea esta la gran oportunidad para hacerlo. 

Chris Offutt: un personaje de su propia novela

El estadounidense Chris Offutt nació en Lexington, Kentucky, en 1958, y comenzó a publicar en 1992 aunque en España no le hemos conocido hasta el año 2019 cuando dos editoriales comenzaron a trabajar en su obra: De un lado, la editorial Sajalín está publicando su obra de ficción que incluye novelas y relatos; y de otro, la editorial Malas Tierras está trabajando en su no ficción que abarca hasta el momento dos libros de memorias.

Hijo del escritor Andrew J. Offutt, creció en una pequeña antigua comunidad minera ubicada en el condado de Rowan, en las estribaciones de las montañas Apalaches al este de Kentucky, un pueblo que a día de hoy no existe. Offutt dejó la escuela secundaria con la intención de unirse al ejército, pero fracasó en el examen físico. Posteriormente asistió a la Universidad Estatal de Morehead y se graduó con un título en teatro y una licenciatura en inglés. Después de la universidad, hizo autostop por todo el país, tomando más de 50 trabajos, todos a tiempo parcial, y comenzó a escribir. Más tarde asistiría al Taller de Escritores de Iowa donde tuvo como profesores, entre otros, al escritor James Salter.

Cuando Andrew Offutt murió, su hijo Chris heredó un escritorio, un rifle y ochocientos kilos de porno. Andrew fue considerado el rey de la pornografía escrita del siglo XX, con una carrera literaria que comenzó como un medio para pagar la ortodoncia de su hijo y que pronto cobró vida hasta alcanzar su punto álgido durante la década de los setenta, cuando la popularidad comercial de la novela erótica llegó a su apogeo.

Esta infancia y adolescencia marcó sin duda la obra de Chris y determinó su contenido. 

Chris offutt
Chris Offutt

La ley de los cerros: un tercer capítulo que no pone fin a una historia. 

La Ley de los cerros es el tercer volumen en las novelas protagonizadas por el casi ex agente de la División de Investigación Criminal del ejército, Mick Hardin.  El tercero y el último, de momento, aunque Offutt tiene ya una cuarta casi terminada y una quinta en la mente que, quizás, sea ya la oportunidad final para dar el final que se merece a un personaje que se mueve en un hilo, balanceado entre dos realidades que no puede conjugar siempre con pericia. Mientras que en el campo laboral Hardin sabe cómo encontrar un oficio con el que entretenerse, aún es precaria su estabilidad emocional. 

Tras veinte años como agente de la División de Investigación Criminal del ejército, Mick Hardin se retira y planea instalarse en Córcega. Antes, viaja a su Kentucky natal después de una ausencia de dos años para pasar unos días con su hermana Linda, la sheriff del condado. Una vez allí, Linda lo pone al día del caso que está investigando: el asesinato del mejor mecánico de coches de carreras locales, presuntamente involucrado en peleas ilegales de gallos. Cuando Linda es herida de gravedad en un tiroteo, Mick es nombrado ayudante del sheriff y hará lo que sea necesario para dar con el pistolero.

Una herencia literaria para Kentucky 

Aunque tal vez su serie policíaca sea más al uso que otros de sus trabajos que colocaría por encima en cuanto a potencia literaria, como Noche Cerrada o sus dos colecciones de relatos Kentucky seco y Lejos del bosque, la importancia de la obra de Offutt reside, en sus propias palabras, en establecer una literatura de los cerros de Kentucky, generar un legado literario que se mantenga tras su muerte y que sitúe su terreno en el mapa. Cabe preguntarse si la geografía no es ciencia suficiente para ello al carecer de un enfoque humano, si los estudios demográficos carecen del color y las circunstancias a que los accidentes geográficos obligan a sus ciudadanos. Es ese el campo en el que la literatura ejerce su poder sin medida: crea unas condiciones que combinan todos estos factores y las bañan con una mayor o menor porción de imaginería personal y popular. 

Lo que sí es constante en sus obras es su honestidad que se caracteriza por un lenguaje plano y directo, una cada vez más estilizada capacidad de describir el espacio y los caracteres y una cautivadora visión de la naturaleza humana que, en esta ocasión, bordea la ley de los hombres para sumergirse en una más filosófica, más moral. Es Hardin el alter ego de Offutt que, como la justicia, se venda los ojos y se deja guiar por aquello que le parece más justo. ¿Debe ser la justicia un estándar de mínimos o la única verdad a tener en cuenta? En La ley de los cerros la cuestión queda en manos del lector que juzgará sin piedad si la resolución que propone el autor es aceptable o no. 

Una Kentucky sucia en el recuerdo 

La Kentucky de Offut es un territorio lleno de desesperanza y con una apariencia polvorienta a pesar de la profusa vegetación que tan bien sabe describir en esos pequeños capítulos, ágiles y sonoros, que bien podrían formar parte de un guión cinematográfico donde cada uno de ellos es un espacio y tiempo concretos. Hay una combinación extraña pero bien aparejada entre lo más rural y apartado frente a una zona más urbana en la que Offutt se siente cada vez más ajeno de lo que sucede. Los saltos en el tiempo en sus novelas permiten además observar cómo el avance es imparable y no hay forma de regresar a unos tiempos donde quizás todo era más sencillo pero, desde luego ,también más salvaje. 

Entrevista a Chris Offutt 

Hay oportunidades que no se pueden perder y una de ellas es la visita de Chris Offutt a España con motivo de la publicación de La Ley de los cerros. Si bien es cierto que no fue posible que se acercara a mi ciudad –como se puede ver, brillo por mi vagueza en algunos aspectos–, sí logré encontrar en Jorge González y Borja Núñez a dos compinches y aliados para acercarnos a Madrid. Fue allí, gracias a la enorme amabilidad de Dani, editor de Sajalín, y del propio Offutt, que pudimos charlar un rato con este último sobre su última novela y su obra en general. 

Aunque está en inglés y el sonido no es lo mejor del mundo –entono un mea culpa sin remedio—, espero que podáis disfrutar de la entrevista:

la ley de los cerros, chris Offutt, sajalin, portada

  • Título: La ley de los cerros 
  • Autor: Chris Offut (traducción de Javier Lucini)
  • Editorial: Sajalín (más información del libro aquí y leer las primeras páginas aquí
  • 278 Páginas. 20,00 euros (formato papel)

Piérdete en el archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *