El peor escenario posible

Hay ciertos libros que, por una u otra circunstancia, pasan por nuestro lado sin que les prestemos atención. El de hoy es un libro que pasó en un primer momento por mis manos, me llamó con el golpe de mesa que es su portada y luego pereció ahogado entre novedades sin que tuviera tiempo de leerlo. Pero, por circunstancias que ahora aclararé, unos meses más. tarde regresó y me ha dado la oportunidad de toparme con un libro magnífico. Se trata de  El peor escenario posible, de Alejandro Morellón y editado por Fulgencio Pimentel, que ha recibido recientemente el Premio Euskadi de Literatura en Castellano. Meses atrás fue ya galardonado con el Premio Ignacio Aldecoa en su quincuagésima edición.

Alejandro Morellón
Alejandro Morellón.
Fotografía del autor de Gaby Jongenelen.

El peor escenario posible, Premio Euskadi 2023

Alejandro Morellón (1985) fue parte en 2021 de esa lista que genera tanto beneplácito y críticas: la de los mejores escritores jóvenes en español de la revista internacional GRANTA; esos a quienes el tiempo tiende  —o no— a poner en su lugar con el paso de los años. Además  ha publicado los libros de relatos La noche en que caemos, El estado natural de las cosas (2017) y la novela Caballo sea la noche (Candaya, 2019).

El jurado, del que he tenido el honor de ser parte por segundo año y razón de que le diera por fin una oportunidad a la postre bien merecida, ha destacado que «muestra una capacidad imaginativa sorprendente, crea un lenguaje rico y propio con el que construye una colección de relatos insólitos». Además de que El autor une en sus historias «gran inteligencia y buenas dosis de humor negro, sobre nuestra relación con lo extraordinario y maravilloso».

Una estética retrofuturista para un teatro de variedades. 

Yo diría que, ante todo, es un libro que no deja indiferente a nadie. Podemos empezar hablando de su portada, ocupada en casi su totalidad por una fotografía de un furby, un muñeco animatrónico para niños que hizo furor a finales de los años noventa y que, yo lo veo así, causa cierta inquietud y un poco de mal rollo. Mal rollo que, por otra parte, se acrecienta bastante cuando leemos el primer relato del libro, titulado Pájaros que cantan el futuro. En él unos niños se encuentran con uno de estos juguetes que responde a todo diciendo cuánto tiempo en segundos falta para el fin del mundo. Un poco macabro.

Los relatos de Alejandro Morellón tienen una combinación sorprendente que abarca lo tétrico, pero también lo divertido, lo amargo, lo sorprendente o lo grotesco para obligarnos a mirar siempre en la dirección que platea el autor. Y esa dirección no es otra que contemplar, a través de once relatos, qué males acechan a nuestra sociedad en la actualidad y dejar patente que estamos en una obra de teatro, en un escenario donde somos personajes, a veces crueles, a veces inocentes y a veces patéticos que se enfrentan a la vida de formas no siempre predecibles.

Reacciones improbables para escenarios sorprendentes 

Porque, ¿qué haríamos si un furby previera el fin del mundo? ¿Si nuestro trabajo fuera vender billetes de lotería dentro de un avión que parece a punto de estrellarse? ¿O si en nuestra ciudad apareciera, de la noche a la mañana, una gigantesca y pestilente montaña hecha de escrementos? ¿O si fueras el presentador de un programa televisivo de reformas exprés y encontraras tras los tabiques de la casa de tus invitados algo inesperado?

El peor escenario posible es un conjunto de relatos donde todos y cada uno de ellos funciona a pesar de que usa técnicas narrativas diferentes y juega mucho con lenguajes actuales, como el de reality televisivo o el de las revistas de divulgación general. Pero es que además funciona también de forma conjunta, creando entre todos una maraña de la que es muy difícil salirse sin enfrentarse a cuestiones que son trascendentes en nuestra sociedad, como la soledad, la muerte, la solidaridad, la visión del futuro, el deseo, cómo vemos a los demás…

Alejandro Morellón es osado y hasta cierto punto innovador cuando se permite jugar en varios niveles narrativos, el de la forma y el del fondo, y hacer que no siempre transmitan las mismas sensaciones: mientras que la primera puede ser original e incluso hilarante, el poso del segundo se mantiene a lo largo del tiempo para señalarnos con el dedo y acusarnos de comportamientos irracionales. 

Una antología que descoloca

Alejandro  Morellón apuntaba que «me gusta el calificativo de lectura gozosa porque quería hacer un libro que no se centrara únicamente en la desgracia, en la experiencia dramática, en la desolación. Quería evitar ese melodrama o esa intencionalidad desasosegante y dotar a estas historias que, efectivamente, narran ‘el peor escenario posible’, de una perspectiva humorística, irreverente o dar una sensación que descolocara”

Esa es posiblemente la palabra clave: descolocar. La obra de Morellón se aleja así de los últimos ganadores, magníficos pero con una narrativa más clásica, para dejarnos una sensación fresca, deslumbrante y cautivadora. Y, sobre todo, es quizás una liberación porque en su relatos Morellón se permite ofrecernos una salida alternativa a las desgracias habituales que nos abordan, aunque esa salida sea extravagante, osada, improbable o poco aceptada por la sociedad.

 

el peor escenario posible, portada, Alejandro morellón, Fulgencio pimentel

  • Título: El peor escenario posible 
  • Autor: Alejandro Morellon 
  • Editorial: Fulgencio Pimentel  (más información del libro aquí y puedes leer las primeras páginas aquí)
  • 168 Páginas. 18,00 Euros (formato papel)

Piérdete en el archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *