Día internacional del libro infantil 2024: cuatro propuestas.

El tiempo pasa rapidísimo. Hoy es de nuevo dos de abril y eso significa que celebramos el Día internacional del libro infantil 2024. Como muchas ya sabéis, durante algunos años trabajé como librera en una librería infantil y a ello debo acercarme de vez en cuando a las novedades en el sector porque la literatura infantil es algo a celebrar con la cantidad de obras magnas que cada año surcan las librerías en busca de pequeños lectores. Este día celebra el nacimiento del escritor de cuentos infantiles danés Hans Christian Andersen.

Toca echar un vistazo a la sección nacional del IBBY (Organización internacional para el libro infantil) para ver qué país ha sido seleccionado en esta ocasión para elaborar el mensaje dirigido a la infancia y el cartel que se distribuye a lo largo y el ancho del globo para animar a bibliotecas, centros escolares, librerías… a que celebren también estos mundos de fantasía que conforman los libros orientados para los más pequeños.

Día internacional del libro infantil 2024

En 2024 el país afortunado ha sido Japón (el año pasado fue Grecia).

Bajo el lema  «Cross the Seas on the Wings of Imagination» («Sobre las alas, los cuentos viajan»), el cartel y texto de este año son el resultado de la colaboración entre la escritora Eiko Kadono y la ilustradora Nani Furiya. Entre ambos han ofrecido un hermoso tributo a la imaginación.

día del libro infantil 2024 cartel oficial japón   día del libro infantil 2024 cartel oficial japón español

Eiko Kadono (Tokyo, 1935), publicó su primer libro en 1970 fruto de sus experiencias vitales en diversos países y desde entonces ha publicado alrededor de 250 libros traducidos a más de diez idiomas. Kadono dice que «empezar a leer un libro es como abrir una puerta a un mundo diferente. No se cierra al final de la historia, siempre hay otra puerta esperando a ser abierta. La gente empezará a mirar el mundo de una manera diferente después de leer una historia y, en cierta forma, es un comienzo. Creo que ese es el verdadero placer de leer. Espero que todos comiencen a construir su propia historia nueva desde aquí y ahora». Kadono recibió el premio Hans Christian Andersen en 2018.

Nacida en Tokio, Nani Furiya es ilustradora y autora de más de setenta libros ilustrados para niños. Después de ilustrar Mekkira Mokkira Dondon, un popular libro infantil ilustrado escrito por Setsuko Hasegawa y publicado por primera vez por Fukuinkan en 1985, se mudó a Eslovaquia para estudiar.  Crea libros ilustrados donde también es autora del texto. En 2012 fue organizadora de la exposición itinerante «De Mano en Mano», inaugurada en el Lapidarium del Museo Medieval de Bolonia. Invitó a ilustradores de todo mundo a reflexionar sobre el papel del Arte en tiempos de catástrofe como la provocada por el terremoto de Tohoku de 2011 y el accidente de la central nuclear.

Os dejo con el texto de este año (el cartel lo tenéis más arriba en sus versiones en japonés original y en español.

Sobre las alas, los cuentos viajan.

Soy el Cuento Viajero. Voy volando a cualquier sitio.
Unas veces voy en las alas del viento. Otras, en las de las olas.
Y otras, en las que tiene la arena.
Por supuesto, hay veces en que me subo también en las alas de las aves
migratorias.
Y, lógicamente, también uso las de los aviones de vez en cuando.
Y así, me presento ante ti, me siento a tu lado, me abro en un pis-pas por
alguna página y te cuento el cuento que quieras.
¿Te gustan las historias fantásticas, o te van más las historias tristes?
¿Las de miedo? ¿Las divertidas?
Y si por ahora no quieres ninguna, pues tampoco pasa nada.
Seguro que alguna vez te entran ganas. Entonces, me llamas. No tienes
más que decir:
«Cuento Viajero, ¡ven aquí!», e iré volando a tu lado.
Mira, tengo historias de este estilo.
La historia de una isla que estaba harta de estar sola y aburrida, y se puso
a practicar la natación y al final encontró compañía; la de una misteriosa
noche en la que aparecieron dos lunas …
Y la historia de cuando santa Claus se perdió, entre otras muchas.
¿A ver? ¡Sí, sí, me parece que estoy oyendo palpitar tu corazón!
¡Bom, bom! ¡Bum!, ¡bum! ¡Pumba!, ¡pumba!
Eso es que el Cuento Viajero se te ha metido dentro y está haciendo sonar
las campanas de tu corazón.
¡Seguro que la próxima vez eres tú el Cuento Viajero y vas a estar ansioso
por salir de viaje! Y así, un nuevo Cuento Viajero habrá nacido en el
mundo.

 

Cuatro propuestas para el día del libro infantil

Para terminar, os quiero recomendar cuatro propuestas de lectura para diferentes franjas de edad. Si, además de estos, queréis ver otras opciones, echad un vistazo a los perfiles de las librerías infantiles donde encontraréis un montón de propuestas bien curadas para ofrecer literatura de calidad también a los más pequeños. Por cierto, también podéis sumar esta reseña que hice hace bien poco.

Heena Baek (Corea) es una artista que ha ido ganando puntos en mi lista de autores infantiles, igual que lo ha hecho entre el público coreano, donde se sitúa en la cúspide de las artes del país como en el ranking mundial, con galardones como el Premio Astrid Lindgren Memorial 2020. En su obra destaca en primer lugar su estilo visual, muy detallado y minucioso, en el que, en lugar de dibujar, construye los muñecos y maquetas a pequeño tamaño para después fotografiarlos y ofrecernos así una estampa inusual en la literatura infantil.

Además construye historias desde un punto de vista siempre inusual, en ocasiones ajeno a los niños «protagonistas». Los incluye cálidamente en sus narrativas en un momento en el que aún sus reacciones no están supeditadas a la constricción de los hábitos sociales y les ofrece miradas siempre empíricas, siempre ofreciéndoles a los más pequeños la posibilidad de colocarse en un lugar ajeno a ellos mismos para poder abarcar un mayor número de emociones y puntos de vista.

En «Soy un perro», su último álbum publicado en la editorial Kokinos, Baek nos pone en el lugar de Canicas, un perro callejero adoptado por una familia con la que tendrá que aprender a convivir. Ese aprendizaje será mutuo, porque la familia también tendrá que adaptar sus rutinas a la incorporación de un nuevo miembro al que hay que cuidar y proteger pero también dar libertad y enseñar a comportarse de cierta manera.

Soy un perro habla de la vulnerabilidad de los miembros más pequeños de la familia y es una pequeña gran joya con unas imágenes muy potentes en lo emcional y un texto sencillo y muy abarcable a partir de los 4-5 años. Una maravilla.

helena baek soy un perro portada kokinoshelena baek soy un perro interior kokinos

Casa desastre es la incursión en el cómic infantil de Roberta Vázquez, una autora muy reconocida en el mundo del fanzine y el cómic más underground. Este cómic (recomendado a partir de unos 8 años) es un reflejo de su personalísimo universo donde da vida a objetos cotidianos para convertirlos en personajes atados a una sociedad no exenta de cierta decadencia.

Roberta Vázquez (Santiago de compostela, 1989) es ilustradora y dibujante de cómics. Vive y trabaja en Barcelona. Ha colaborado con medios como Vice, El Jueves, El País Semanal, Marie Claire, Glamour, Cáñamo… En 2019 publicó su primer cómic ¡Socorro!, con la editorial Apa-Apa aunque en su página podéis encontrar una buena colección de páginas, fanzines y demás merchandising.

En Casa desastre aparecen todos los aspectos que la caracterizan con un tono un poco más suavizado que serán muy reconocibles para quienes hemos seguido su obra y muy novedosos para quienes no, en especial para los más pequeños de la casa que tendrán que enfrentarse a una suerte de 13, Rue del Percebe donde los habitantes colisionan porque sus formas de ver la vida no son siempre coincidentes. Es más, es frecuente que sean antagónicas y por eso aparecen conflictos que pueden rallar en el surrealismo y que cuentan con buenas dosis de diversión.

casa desastre Roberta Vazquez blackie books portada casa desastre Roberta Vazquez blackie books interior

Las hermanas invierno es una de esas novelas a que nos tiene acostumbrados la editorial Errata Naturae porque se ajusta perfectamente a su filosofía y concepto sin renunciar a ofrecer una historia que encandilará a los más jóvenes. En este caso hablamos de una obra que requiere independencia lectora, por lo que la recomendaría para jóvenes a partir de unos once u doce años (dependiendo siempre del nivel que muestren).

Jolan C. Bertrand es un autor juvenil que sumerge sus historias en los más variados parajes: desiertos, ciudades y estepas postapocalípticas, una ciudad steam punk protegida por un zorro mágico que concede deseos, una isla rodeada de sirenas frente a la costa de La Rochelle… pero en Las Hermanas Invierno nos llevará a bosques muy al norte donde aún hay dioses y trolls maliciosos con tendencias cleptómanas.

La novela combina la inspiración de la mitología nórdica con el arquetipo del viaje del héroe para ofrecernos una historia llena de aventuras y conflictos de cariz más emocional. Alfred es un niño de una aldea vikinga que tiene a su tío Ragnar como modelo vital porque le considera un héroe muy valiente. Cuando Ragnar marcha para recuperar las pertenencias del pueblo que los trolls han robado, Alfred le sigue aconsejado por la vidente del pueblo que le asegura que, si no ayuda a su tío, éste no volverá con vida.

Las hermanas invierno ofrece esas historias que tanto nos gustaban cuando nos «creíamos adultos independientes», esas que nos hacían plantearnos qué haríamos en lugar de los protagonistas, si hubiéramos actuado de la misma o de otra forma. La novela se acompaña además de las preciosistas ilustraciones de Tristan Guion  que acompañan con sus escalas de colores, bien en azulados bien en tonos rojizos, el ambiente que Bertran trata de inspirar. Es además una historia que introduce con acierto la existencia de distintos tipos de familias, de los lazos que las unen y cómo se pueden romper o reinstaurar.

Las hermanas invierno portada Jolan C. Bertrand errata naturae

Termino con una novela ya para un público preadolescente que a mí me hubiera apasionado leer a esa edad y que he disfrutado enormemente en la actualidad. No en vano esta historia de Kaho Nashiki que nos trae Hermida editores en traducción de Tana Oshima es considerada una de las novelas juveniles más populares en Japón y ha recibido, entre otros, los premiosAWC New Talent Award, Shogakukan Children’s Publication Culture Award y Niimi Nankichi Children’s Literature Award.

La bruja del oeste se ha muerto es una de esas novelas que ofrecen una entrada diferente en la etapa adulta desde la empatía, que muestra una historia que, sin salir de los conflictos emocionales habituales, los emplaza en un marco que nos resulta, desde nuestra cultura occidental, original. Mai es una joven de trece años que no termina de encajar en su instituto. Vive con su madre y su padre vive en una ciudad diferente por trabajo, por lo que su familia tampoco está en el mejor momento. Es por eso que sus padres deciden enviarla una temporada a vivir con su abuela en el campo, una mujer inglesa que se enamoró y se acabó instalando en Japón.

La bruja del oeste se ha muerto es una novela preciosa que da una vuelta de tuerca a qué es ser una bruja. Mai cree que su abuela lo es porque parece estar más conectada con la realidad que otras personas. Pero su abuela le enseñará que esos «poderes» son algo que cualquiera puede aprender: cualquiera que entrene para ver qué hay a su alrededor, para fijarse en los detalles, para apreciar cada pequeña tarea y disfrutarla con placer y con compromiso.

La novela es una pequeña oda al carpe diem, al estar presente, al dejar fluir las emociones y aprender a entenderlas y aceptarlas incluso cuando son negativas. También es una referencia a la muerte desde el punto de vista oriental: no como algo triste, aunque también lo sea, sino como algo necesario, algo que forma parte del ciclo de la vida y que, lejos de sumirnos en la depresión, nos ayuda a vivir aún con más alegría si cabe la vida.

La bruja del oeste ha muerto es una novela maravillosa y una alternativa a la alineación de ciertos géneros de Young adult que venimos sufriendo en la última época. Al igual que sucede con el resto de la literatura, podemos encontrar obras preciosas, intimistas pero que abarcan esas grandes emociones, si nos salimos un poco del camino marcado.

la bruja del oeste se ha muerto hermida editores kaho nashiki portada

¿Celebráis de alguna forma el Día internacional del libro infantil? ¿Qué hacéis? ¿Qué otros libros me recomendaríais, que os gustaran a vosotros o que entusiasmen a vuestros hijos?

Piérdete en el archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *