Estos días se está redifundiendo el artículo que escribí hace ya unos buenos trescientos sesenta y cinco días (trescientos sesenta y seis en realidad porque 2020 es bisiesto). Parece que fue hace un siglo y he pensado que es un buen momento para proponer alguna obra adicional.

La verdad es que en las últimas semanas he leído bastantes novelas gráficas, arrastrada por una serie de ataques de ansiedad que me hacen imposible concentrarme en textos largos y que me demuestran que esta nueva normalidad de vida más autointrospectiva, serena, consciente y, sobre todo, más tranquila, le ha tocado a otra persona que no soy yo.

La parte positiva es que he dado con un puñado de obras muy diferentes que me han llegado por las vías más diversas y que me han hecho disfrutar un buen rato. A diferencia del año pasado, en esta ocasión me dirijo a un público adulto —o cuanto menos adolescente—. Os invito a explorar estas cinco sugerencias que no pueden ser más diferentes entre si y donde seguro vais a descubrir algo a vuestra medida:

Gigant, de Hiroya Oku

gigant, hiroya oku, ivrea, manga

La primera opción es una obra de manga —cómic japonés— de la mano de Hiroya Oku (Fukuoka, 1967), conocido sobre todo por su obra Gantz y por desarrollar cómics con una fuerte carga sexual y violenta. Gigant, obra en la que está trabajando en la actualidad y del que he leído el primer volumen por recomendación del director de cine Nacho Vigalondo en el podcast La cuarta pared, no se aleja de ese estereotipo.

La recomendación es oportuna porque hay ciertas conexiones con la filmografía del director, sobre todo en lo que atañe a derivar hacia la ciencia ficción una obra que comienza como una comedia adolescente. En este caso nos cuenta la historia de Rei, un estudiante hijo de un realizador de cine que está obsesionado con la actriz porno Papiko, a la que conoce por casualidad en su barrio. Por su parte Chiho —nombre real de la actriz– está sumergida en una situación familiar complicada, con una pareja que la maltrata y una familia que la insulta por su profesión pero se lucra de ella, porque todos viven de sus ingresos. Si esta historia de realidad no fuera suficiente, a medio volumen entra en juego el elemento fantástico: Papiko termina teniendo un artefacto pegado a su muñeca que le permite aumentar y disminuir su tamaño a voluntad.

Gigant es una obra que se mueve entre lo gamberro y lo delirante pero que no deja de lado cuestiones como el nivel de exigencia que se pide a los jóvenes o las relaciones familiares y de pareja. Todo ello bañado por el increíble detallismo de Oku, que gustará sobre todo a los amantes de la generación de los ochenta, porque no son pocos los guiños que el dibujante hace en forma de pósteres o figuras en la habitación de Rei, entre otras ilustraciones.

Llevaba tiempo sin leer manga y lo he disfrutado mucho. De momento el autor ha producido cuatro volúmenes, tres de ellos editados por Ivrea en España.

Isolada, de Keiler Robertsisolada, keiler roberts, alpha decay

Alpha Decay, como alguna otra editorial, se ha embarcado recientemente en publicar su propia colección de cómics llamada Alpha Cómic. Isolada —no me termina de convencer la traducción del título Sunburning—, de Keiler Roberts, es la segunda obra editada y se trata de un libro autobiográfico, de género memorístico en el que la autora refleja su punto de vista sobre la maternidad, el trabajo artístico y su encaje con una vida doméstica o la enfermedad mental.

Isolada no tiene una línea argumental más allá de la temporal pero mantiene el tono y el estilo a lo largo de todas sus páginas. Se mueve entre la necesidad de desfogar una vida interior que no tiene válvula de escape y un cierto nivel de voyeurismo al que somete a los lectores, más o menos en consonancia con su decisión. Aunque no siempre logra conectar, algo que irá muy en relación con la experiencia personal de quien se halle al otro lado de la página, sí introduce con cierta elegancia temas que viven en lo mundano y que no siempre conocemos por esa obsesión de mostrar en público tan solo el lado exitoso de las cosas, barriendo bajo la alfombra lo que no es del agrado de los demás.

Isolada no me ha resultado una obra completa pero sí tiene ciertos momentos brillantes. Queda en decisión del lector si son suficientes para compensar el conjunto.

Sex Criminals, Volumen 5: con el cinco te la hinco, de Matt Fraction y Chip Zdarsky.

sex criminals, chip zdarsky, matt fraction, astiberriComo de Sex Criminals ya he hablado en alguna ocasión (por ejemplo aquí en formato vídeo), no me voy a explayar demasiado. Matt Fraction y Chip Zdarsky siguen sumergidos en esta historia que se mueve entre la novela criminal y la exploración de todos los ángulos posibles de la sexualidad humana en clave de humor y sin dejar por ello de tomarse en serio ciertas cuestiones.

La verdad es que este ha sido el tomo más flojo de los cinco que llevo leídos hasta el momento (o me ha pillado en un tiempo complicado) y creo que la fórmula comienza a agotarse, a la espera del colofón y cierre que tendrá lugar el próximo año.

En este volumen Suzie y Jon, los protagonistas —y miembros de un grupo capaz de parar el tiempo cuando tienen un orgasmo, no olvidemos la parte fantástica del asunto— tratan de sobreponerse a su ruptura amorosa en una ciudad que, como todas, se torna demasiado pequeña como para no encontrarse antes o después. La obra pierde parte de su humor característico en busca de una mayor profundidad psicológica. El sexo también se diluye en un universo más centrado en las relaciones.

Habrá que esperar al final para saber si esta deriva funciona o no.

Dolores y Lolo ¡viva la revolución, de Mamen Moreu e Iván Batty

dolores y lolo, mamen moreu, ivan batty, astiberri

En esta ocasión no hablamos de un cómic sino de un segundo recopilatorio de las tiras que, con guión de Ivan Batty y dibujo de Mamen Moreu, se han ido publicando en la revista El Jueves desde febrero de 2018 hasta diciembre de 2019. Por lo que, si sois seguidores de la serie, no os vais a encontrar con nada nuevo.

Para quienes no los sean, aquí van a encontrar una colección de viñetas que abordan, en clave de humor y cierto nivel de sátira, cuestiones políticas, sociales y económicas del día a día. Desde la presencia del satisfyer, esa herramienta que parece que ha descubierto que existe el placer onanista femenino, a la precarización de la juventud actual, la crítica a los roles de la tercera edad… todo ello bañado en una brillante paleta multicolor para darle un poco de alegría a la vida.

Dolores y Lolo no resuelve nada pero plantea con algo de cinismo y mucho de risas y diversión.

Está editada por Astiberri, igual que Sex Criminals.

Redlands, de Jordie Bellaire y Vanesa del Rey

redlands, jordie bellaire, norma comics

Dejo para el final lo mejor. Tengo la suerte de vivir en la ciudad donde está una de las mejores librerías de cómics, Joker. Y lo es porque cuenta con un grupo de libreros de excepción. Lo mismo te buscan algo como te ofrecen una masterclass improvisada sobre guión, entintado, dibujo o cualquier recurso artístico.

En mi última visita Mikel Bao me enchufó en las manos (no hay otra forma de expresarlo) Redlands, novedad de Norma Editorial. En su contra diré que es una serie abierta. Es su única pega, porque todo lo demás son maravillas. A cargo del guión está Jordie Bellaire, una de las coloristas de excepción del universo comiquero que se ha lanzado por vez primera a escribir una historia robusta, maravillosamente ensamblada y que deja con ganas de más a cada página.

Tal vez lo más sencillo, por acercarla al universo cinematográfico, sería decir que es una novela de tintes policíacos a lo True Detective pero con notas del sureño de True Blood, una buena dosis de la temporada Coven de American Horror Story y un poco de la tensión nerviosa de Seven. Aun así me quedaría corta para hablar de esta historia de aquelarres modernos, de insinuaciones de corte política y raíces profundas.

Poco puedo decir más allá de que es una pequeña gran joya y dan ganas de volver a leerlo (cosa que haré pronto) al cerrar su última página.

Con estas cinco opciones cierro la entrada de hoy, espero que alguna de ellas os convenza.