Me ha costado decidirme a hacer esta reseña. No porque considere que la obra es mala, no. Al contrario. Es, con diferencia, una de las obras maestras de la novela gráfica y Alan Moore (Northampton, Gran Bretaña, 1953) es, para mi, un escritor y guionista imprescindible, con obras de obligada lectura como From Hell, Watchmen o La liga de los hombres extraordinarios, entre otras muchas. Y, por supuesto, V de Vendetta, que es la novela de la que voy a hablar hoy. Es Alan Moore por lo demás un personaje muy peculiar, como podréis comprobar en esta entrevista. Sus declaraciones no tienen desperdicio.

[…] nos encontramos con la nostalgia del siglo pasado dominando posesivamente el ámbito cultural y negándose a permitir que esta era sin precedentes desarrolle una cultura propia, relevante y suficiente para los tiempos que corren.

Vendetta. Alan moore y David Lloyd. Relatos en construcción

V de Vendetta nos sitúa en el año 1997, en una era post apocalíptica después de la III Guerra Mundial.  El descontento general ha favorecido que Inglaterra se encuentre gobernada por un régimen fascista. En esta era de corrupción generalizada aparece un individuo que se hace llamar V, que lleva una máscara de Guy Fawkes, conspirador inglés que trató de volar el palacio de Westminster en 1605, y que orquesta ataques contra los representantes del estado. Junto a él estará Evey, una adolescente a la que ha rescatado de ser violada y asesinada por un grupo de policías. Presa en el escondite de V, Evey irá descubriendo las motivaciones de V y el por qué de su obsesión con lograr que el pueblo se eleve y proclame la anarquía.

V de Vendetta fue publicada entre los años 1982 y 1988 en diez cómic books, aunque hoy en día la encontraréis en una edición integral. Es una obra global. Global porque toca casi todos y cada uno de los temas que puedan pasar por tu imaginación. Se sitúa en un futuro muy, muy próximo, que casi podemos rozar con la punta de los dedos —a pesar de estar fechado en 1997, siendo éste un mal de muchas obras de ficción: escoger un futuro demasiado cercano y poco probable— ; es un escenario creíble e inmediatamente crees lo que se está desarrollando, porque tampoco parece tan impensable, más aún a la vista de los resultados de los comicios electorales en los países europeos en el último lustro, que una fuerza política de talante fascista pueda hacerse con el poder político y, por extensión con el legislativo y el ejecutivo que tanto se entrecruzan.

De fondo subyace la imperiosa llamada para que el pueblo, que se muestra como un ente apagado, carente de voluntad y sumergido en un sopor donde se ha confundido un ideal de comodidad con la más absoluta falta de libertad, despierte y de muestras de querer formar parte de las decisiones que gobernarán su vida. Pero para eso se hace necesario un revulsivo, y ahí es donde entra en escena la figura de V. No olvidemos que es, en el fondo, un terrorista y un asesino, pero que arrastra tras de sí un impresionante discurso con el que podemos llegar a estar de acuerdo. V es una línea muy peligrosa que no deberíamos atravesar pero por la que sentimos la atracción de una luciérnaga. Como lectores nos vemos representados en la figura de Evey y atravesamos por cierto síndrome de Estocolmo, vagando desde la incredulidad y el odio hasta la identificación con el discurso del antihéroe.

Durante toda la novela está además presente la corrupción, llevada a unos niveles extremos, que alcanza cada segmento de la sociedad. Todos son corruptos porque las voces en contra son acalladas con rápidez, de una forma violenta, dejando el poso del miedo en aquellos que tal vez podrían tener la conciencia necesaria para levantarse en contra. Ejerce pues la corrupción de virus que se extiende desde las capas más poderosas hasta

También hay un espacio reservado a la cultura o, más bien, a la falta de ella. La cultura es, en la novela de Moore, un arma del pueblo que el gobierno se encarga de oprimir, de destruir, hasta un punto en que no existe el teatro y la música ha sido borrada de manera absoluta, siendo las melodías un recuerdo en la mente de los más mayores y algo impensable en la de los jóvenes. V es un amante del arte en todas sus ramas: teatro, música, literatura, pintura, escultura… y considera la cultura el alimento de la mente. Y Moore se encarga de dejar patente este aspecto en cientos de referencias visuales a lo largo de la obra, algunas sólo visibles para lectores muy instruidos o que hayan dedicado el tiempo suficiente a analizar todas y cada una de las viñetas: desde libros en una estantería (UtopíaEl CapitalMein Kampf, etc.) hasta posters de películas (Ruta de Marruecos, con Bing Crosby, o Al rojo vivo con James Cagney), pasando por toda clase de citas, canciones y demás. Si tenéis mucho interés en conocer sus referencias, podéis leer el exhaustivo ensayo de Madelyn Boudreaux: An Annotation of Literary, Historic, and Artistic References in Alan Moore’s Graphic Novel, V For Vendetta.

La ilustración de V de Vendetta corre a cargo de David Lloyd (1950), dibujante e ilustrador inglés cuya obra más conocida es ésta, pero que desde los años setenta ha participado en diversos cómics y es cocreador, junto con Steve Parkhouse, del personaje de Rondador Nocturno. Ofrece un estilo muy realista, con un uso muy marcado de la tinta negra para las sombras y un color poco realista, basado en tonos pastel azules, marrones y amarillos que tintan las páginas como si de un filtro se tratara. Fue suya la idea de eliminar un recurso que hasta entonces era muy usado, el de las leyendas, efectos de sonido y globos de pensamiento. Podéis ver cómo dibuja un rápido esbozo de V en el siguiente vídeo:

V de Vendetta es una obra que, a pesar de cumplir ya los treinta años de su primera publicación, mantiene una actualidad imperecedera por el amplio abanico de temas que trata, enlazados todos ellos con lo más profundo de las miserias humanas. No es una lectura sencilla, está llena de matices y abierta a interpretaciones, pero seguro que disfrutáis de cada una de sus páginas.

¿Querías matarme? Bajo esta capa no hay carne ni huesos que matar. Sólo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas.

  • Título: V de Vendetta
  • Autor: Alan Moore (guión), David Lloyd (ilustración)
  • Editorial: ECC (consulta aquí más información de la editorial)
  • 288 páginas. 19,95 Euros.

¿Has leído esta novela? ¿O has visto tal vez la adaptación al cine? ¿Qué otras novelas de Alan Moore me recomendarías? Recordad que tenéis a vuestra disposición los comentarios. 

Si quieres leer esta novela gráfica, puedes conseguirla aquí:

v de vendetta, alan moore