¡Melisande! ¿Qué son los sueños?
¿Qué es la muerte? Algo en vano.
La verdad solo pertenece al amor,
y, siempre bella, yo te amo.

Hay historias que no pueden ser contadas salvo desde la distancia que dan la madurez y la experiencia vital. Y ese es precisamente el gran acierto de Hillel Halkin (Nueva York, 1939), crítico literario, traductor de hebreo y yiddish y escritor de numerosos ensayos y reportajes sobre Israel, quien ha publicado esta su primera novela con setenta y tres años.

¡Melisande! ¿Qué son los sueños? –título extraído de un poema de Heinrich Heine–permite disfrutar de una historia narrada en segunda persona desde la perspectiva del protagonista, Hoo, que nos traslada su relación con Mellie, su gran amor, desde que se conocen en la revista literaria del instituto.

Aunque está redactado a modo de bitácora o carta de amor, no se trata de un diario al uso. Si bien se mantiene el orden cronológico de la historia, salvo en momentos en el que los personajes rememoran sucesos pasados ofreciendo de manera ocasional puntos de vista encontrados, el texto de desarrolla en cierta forma a trompicones. Se avanza de un suceso relevante a otro, ofreciendo saltos temporales de días, meses o incluso años, generando así un ritmo in crescendo que desencadena de forma brusca en un final tal vez demasiado optimista y que podría ser el único punto débil de la historia.

La manera escogida por el autor para narrar la historia permite un halo de intimidad, en el que el lector es testigo por encima del hombro del protagonista de su vida.

La historia se completa con un tercer personaje, Ricky, que cierra un triángulo amoroso que no es tal, o deja de serlo con rapidez. Moviéndonos en plena revolución cultural de los años sesenta, convive la fascinación por el conocimiento de Hoo, quien acabará siendo profesor de filosofía griega, con el misticismo de Ricky, fallido gurú dominado por un trastorno psiquiátrico que se confunde con la locura de autodescubrimiento de la época. Entre ambos Mellie, desencantada por el mundo intelectual que busca refugio en tejer. Uno de los grandes aciertos de esta novela es el estudio de sus personajes, que no son planos o estáticos, sino que maduran con la historia y ganan en matices, moldeados por los acontecimientos.

Están las cosas importantes de las que uno se arrepiente, y están las cosas pequeñas. Las pequeñas pueden parecer menos perdonables, porque habría sido más fácil actuar de otra manera.

¡Melisande! ¿Qué son los sueños? es, como refleja el párrafo anterior, una historia de grandes y pequeñas cosas, sin que unas resulten más determinantes para el avance de la historia que otras: la misma relevancia pueden llegar a tener un aborto como la alfombra tejida que acompaña a los protagonistas en cada hogar que comparten. La importancia de uno u otro factor viene determinada por la subjetividad de los personajes, que le darán el valor que crean que merece.

Hillel Halkin demuestra en esta novela un control sublime sobre los sentimientos: la alegría, la felicidad, el dolor, la soledad, la desesperación… se entrelazan con los hechos, destacando los silencios, las palabras no dichas que se intuyen bajo el texto, logrando que el lector se identifique, si no con los personajes, sí con las emociones que expresan, sin caer en la sensiblería.

En oposición a la eterna novela adolescente del primer amor, Hillel Halkin nos ofrece una historia creíble, madura y contada desde la serenidad que da la perspectiva, pero que aun así deja un resquicio a la ilusión y la pasión entre sus protagonistas. Es una historia dura y dulce al mismo tiempo, que merece ser disfrutada con calma y una oda al amor que perdurará en el tiempo.

¡Melisande! ¿Qué son los sueños? es el libro que más me ha gustado este año, lo he leído dos veces y me resulta muy complicado explicar lo mucho que me ha impactado. Pero si os tuviera que recomendar comprar un único libro, sin duda sería éste. Además, ha sido una primera incursión maravillosa en la editorial Libros del Asteroide.

Uno no puede evitar preguntarse qué ocurriría con sus amistades si hubiera más donde elegir. Somos como los pasajeros de un barco que gravitan hacia la misma mesa porque encuentran la compañía de los demás menos ofensiva que la de cualquier otra persona. Siempre se tiene la sensación de que son las circunstancias las que nos han unido.

Sinopsis: A finales de los años cincuenta, en Nueva York, dos chicos: Hoo y Ricky, y una chica, Mellie, se conocen mientras trabajan en la redacción de la revista literaria de su instituto. Allí forjarán una amistad que durará años y condicionará el resto de sus vidas. Muchos años después, Hoo, convertido en catedrático de filosofía, rememora su relación con Ricky y con Mellie, y también el trasfondo cultural y social de la época que les tocó vivir

Hillel Halkin (Nueva York, 1939) es escritor, crítico literario y traductor; sus reportajes y ensayos sobre Israel, donde reside desde 1970, aparecen con regularidad en publicaciones como Commentary, The New Republic y The New York Sun. Su primer libro, Letters to an American Jewish Friend: A Zionist’s Polemic (1977) recibió el National Jewish Book Award y originó un acalorado debate. Su Across the Sabbath River: In Search of a Lost Tribe of Israel (2002) recibió el Lucy Dawidowicz Prize de ensayo histórico. Como traductor de hebreo y yiddish, ha vertido al inglés obras de A. B. Yehoshua, Amos Oz y Meir Shalev. Con 73 añoss ha publicado su primera novela: ¡Melisande! ¿Qué son los sueños? (2012).

  • Título: ¡Melisande! ¿Qué son los sueños?
  • Autor: Hillel Halkin
  • Editorial: Libros del Asteroide (podéis ver más información del libro aquí)
  • 268 páginas. 18,65 Euros (formato papel); 10,99 Euros (formato Ebook).

Puedes conseguir el libro clicando en la siguiente imagen:

melisande qué son los sueños