Reseña de mis lecturas de marzo

Este mes os traigo tres reseñas, de obras muy diferentes entre sí. Espero que os animéis a leer alguna, si no lo habéis hecho ya.

mi amigo dahmerMi amigo Dahmer

“Creo que Dahmer no tuvo por qué haber acabado como un monstruo, que todas esas personas no tendrían por qué haber muerto horriblemente si los adultos que tenían influencia en su vida no se hubieran mostrado tan inexplicable, imperdonable e incomprensiblemente despistados y/o indiferentes.”

Para entrar en situación, os resumo primero quien fue Jeffrey Dahmer, conocido como “El carnicero de Milwaukee”. Nacido en Wisconsin en 1960 y criado en Ohio, fue uno de los asesinos seriales más temidos de Estados Unidos. Se ha comprobado que entre los años 1978 a 1991 asesinó a 17 jóvenes. También recurrió a prácticas de canibalismo y necrofilia. Todo ello a pesar de haberse criado en un entorno familiar normal. En internet podéis encontrar biografías muy detalladas. Algunas incluyen fotos, así que si no tenéis un estómago muy fuerte evitaos el mal trago.

El morbo que provocó la historia ha dado lugar a numersosas películas y libros inspirados de forma más o menos fiel en el asesino, pero la diferencia fundamental de Mi amigo Dahmer, es que el autor, John Backderf, fue compañero de clase de Dahmer, llegando incluso a compartir cuadrilla con él durante los años de instituto. Como él mismo explica en la introducción, al enterarse de que habían acusado a Dahmer de los asesinatos, comenzó a recopilar material, sabiendo que había una historia que contar detrás. Autopublicó una primera versión en 2002, de apenas 24 páginas,  resultando nominado a los premios Eisner. Pero Backderf sabía que el material daba más de sí y se enfrentó a la tarea de ampliar la historia, documentarse más a fondo, juntar sus recuerdos con los de otros implicados (compañeros del instituto, los padres de Dahmer, policía que participó en la investigación, profesores…) y crear así esta novela gráfica, que se publicó en 2012 y que ahora ha sido traducida al español y publicada por Astiberri Ediciones.

El dibujo no es muy de mi gusto, con un toque bastante underground que recuerda al de Peter Bagge aunque con líneas más claras y depuradas y un resultado muy limpio, pero la historia que nos cuenta, centrándose en los cuatro últimos años del instituto, sí es muy interesante. A través de las anécdotas que presenta, algunas vividas por él en persona y otras relatadas por compañeros de instituto, vamos conociendo a una persona solitaria, enfrentada al divorcio de sus padres, que fue de todo menos cordial, que intenta encajar en el ambiente del instituto hasta llegar a convertirse en el payaso oficial de la clase, termina sumido en un alcoholismo muy temprano y no es capaz de asumir normalente su homosexualidad. Y sobre todo, Backderf trata de dar respuesta al párrafo que os planteo al principio: ¿por qué ningún adulto se dio cuenta de su estado, si era tan evidente para el resto de sus compañeros que algo iba mal?

Creo que Backderf no trata sólo de criticar la falta de preocupación del entorno de Dahmer, sino que, en parte, también entona una autocrítica por no haber denunciado la situación, aunque este aspecto está más difuminado, como si toda la responsabilidad de evitar lo sucedido estuviera sólo en manos de profesores y padres. En la obra no se habla de sus crímenes, la biografía acaba antes de que cometa su primer asesinato, pero sí resulta muy reveladora sobre lo que vendría después.

Sinopsis: En Mi amigo Dahmer, el autor Derf Backderf repasa la adolescencia de uno de sus compañeros de clase, que resultó ser uno de los peores asesinos en serie de la historia de los Estados Unidos.

Derf Backderf, pseudónimo de Jonh Backderf, vendió su primera caricatura , un retrato desnudo de su maestra de sexto grado, por 2 dólares a un compañero de clase que lo utilizó con fines inconfesables. Hoy es uno de los creadores de cómic indi más leídos. Nació en Ohio, en un entorno rural que inspiró sus obras Trashed, Punk Rock & trailer parks y su bestseller internacional, Mi amigo Dahmer. Después de licenciarse en periodismo, trabajó dibujando tiras de cariz político  en periódicos de Florida y Cleveland. Su tira The City ha aparecido en más de 140 publicaciones durante más de 20 años. Sus ilustraciones han sido publicadas en todo tipo de publicaciones, desde la revista Guitar Player al Wall Street Journal. Su obra se ha expuesto en museos y galerías de todo el mundo. Ha sido nominado a dos premios Eisner y a los galardones Harvey, Ignatz y Rueben. Recibió el premio de periodismo Robert F. Kennedy en 2006.

  • Título: Mi amigo Dahmer
  • Guión y dibujo:  Derf Backderf
  • Editorial: Astiberri (más información en el siguiente enlace)
  • B/N. 224 páginas. 18 Euros.

Puedes comprar el libro clicando en la imagen de arriba.
generacion_perdidaGeneración perdida

 “Me gustaría, a veces, ser como algunos escritores, quiero decir, hablar como ellos, y espetar sin ponerme rojo de vergüenza o de pudor las cosas que dicen ellos, y construirme una magnífica leyenda, una biografía mítica repleta de abusivas y abundantes incontinencias etílicas y de comportamientos politoxicómanos (…); podria explicar que las musas me vienen a visitar cuando estoy hasta arriba de neurolépticos, o que el Terras Gauda, delicioso vino, obra milagros en mis profundas conversaciones con ellas.”

Con motivo de la reseña que hice unos meses atrás de Spam, su autor, Francisco Castro, tuvo la amabilidad de ponerse en contacto conmigo y enviarme otras dos obras suyas. Una de ellas, un relato infantil sobre el alzehimer titulado Me llamaba Simbad, aún lo tengo pendiente de leer, pero sí que he sacado tiempo para la segunda: Generación Perdida. Aprovecho para darle las gracias por los dos.

El libro podría haber sido un ensayo, o una carta denuncia, pero al final el autor optó por escribir una novela, con un estilo inconfundible al compararlo con Spam. Nuevamente, nos encontramos con frases cortas, ágiles, rápidas, sujeto-verbo-predicado sin subordinadas que lanzan el texto hacia adelante de forma de forma implacable y que dan una falsa sensación de urgencia, de ganas de vomitar el final antes de tiempo. Es una sensación irreal, porque de nuevo, el autor se detiene una y otra vez sobre los mismos conceptos, les da vueltas, los analiza con detenimiento antes de pasar al siguiente punto. En realidad, el fondo de la novela es muy sencillo: narra la caída de la generación gallega que nació a mediados de los 60 al llegar a los años de la movida, cuando la droga y el SIDA hicieron estragos y llevaron a muchos jóvenes a la muerte. Fue una generación acomodada, como se dice en el libro, que creció viendo Barrio Sésamo y comiendo bocadillos de Nocilla, que tuvo todas las facilidades posibles en un entorno familiar estable. Pero a pesar de todo, algo falló, aunque Francisco Castro no deja claro a quién denuncia, quién es el responsable de la pérdida.

A pesar del tono ligero, el libro no está exento de dramatismo. Aunque hay toques de humor que arrancan una sonrisa, sobre todo en las primeras páginas, a medida que avanza la mueca es cada vez más amarga.

No queda claro, aunque se intuye, que el protagonista de la novela es el propio autor, pero llevado al límite, y ambas figuras se interrumpen constantemente. El narrador que todo lo sabe intercala en la novela sus experiencias con la escritura sus recuerdos y memorias de juventud en Vigo, la relación con sus compañeros, con sus padres, la irrupción de la droga en el instituto… A veces la novela es la excusa que utiliza para hablar de lo que quiere, de desahogarse y por eso en ocasiones interrumpe el curso de la acción, adelanta acontecimientos o vuelve una y otra vez al pasado, como si se le hubiese olvidado algo que es imprescindible para vaciar su mente de recuerdos.

Sinopsis: Generación perdida cuenta la historia de la irrupción de la heroína en Vigo a finales del siglo XX. Mediante un estilo ágil y desenfadado el autor va combinando el relato de sus recuerdos con las reflexiones particulares que como autor tiene sobre la literatura, hilvanado de este modo un relato mestizo y original en el que lo principipal no es la historia, una historia repetida en mil lugares, también previsible en su desenlace, sino su fusión en una metapoética literaria y gallega.

Francisco Castro (Vigo, 1966) es escritor y editor. Desde muy joven ha publicado libros en gallego, algunos traducidos al castellano. Ha tocado prácticamente todos los géneros: el relato corto (A canción do náufrago), el libro erótico (Xeografías, y Río Leteo), la novela histórica (Memorial do infortunio), la vivencial (Xeración Perdida, premio Cartafol al mejor libro de narrativa en gallego, 2004) y la novela juvenil (Un bosque cheo de faias), entre otras obras. Atesora premios literarios de poesía (O Facho por Matar a Walt Whitman moitas veces), de novela (Lueiro Rey en 1997) y de periodismo (Reimóndez Portela en 1999). En el año 2005 ganó el premio Blanco Amor de Novela por Spam, que también ha sido traducida al italiano.

  • Título: Generación perdida
  • Autor:  Francisco Castro
  • Editorial: De la traducción al castellano, Pulp Books (más información en el siguiente enlace)
  • 152 páginas. 16 Euros

Puedes comprar el libro clicando en la imagen de arriba.

Las_troyanas

Las Troyanas

“Y es que, en verdad, el hombre prudente debe evitar la guerra”

Mi última lectura del mes es de un tono totalmente distinto. Lo compré a raíz de la recomendación que hizo Ivan Repila en una charla en la Diputación Foral de Bizkaia hará ya unos meses, y se aleja bastante de lo que suelo leer. Como es habitual en los libros clásicos la tragedia va precedida por unas 25 páginas de presentación a cargo de Carlos García Gual, y si no estáis habituados a este tipo de lecturas -es mi caso- lo agradeceréis, porque le bastan unos párrafos para situarte en el contexto literario, describir la vida y obra del autor, explicar las diferencias de enfoque con otros dramaturgos de la época… A decir verdad, creo que me ha gustado más la presentación que la tragedia en sí.

La obra trata de una guerra donde no hay vencedores ni vencidos, porque los vencedores se verán sometidos a la ira de los dioses en castigo por haber destrozado los templos de la ciudad. Es un momento de transición  donde lo más destacable es que la historia se cuenta desde la visión de las mujeres, que serán esclavizadas o asesinadas y las víctimas primeras de la guerra, que han perdido a los hombres y que expresan su dolor a través de un lento y continuo lamento que no cesa en toda la tragedia. Es una obra dramática, en la que sobresale la crueldad de los vencedores, que no dudarán en matar a los niños para evitar represalias futuras,

Sinopsis: Es el último día de la destrucción de Troya, con el sufrimiento de las mujeres troyanas y el saqueo de los vencedores. La tragedia refleja los sufrimientos de los vencidos y la degradación moral que produce la guerra en los vencedores.

Eurípides (c. 480-406 a.C.) vivió en la época del mayor esplendor político y económico de Atenas, asistió a la construcción del Partenón y los más hermosos monumentos de la Acrópolis y compartió el orgullo de los ideales democráticos. Se nos han conservado dieciocho tragedias suyas, casi todas ellas pertenecientes a la plena madurez del autor, de las noventa y dos que se le atribuyen.

  • Título: Las Troyanas
  • Autor:  Eurípides
  • Editorial: Gredos (más información en el siguiente enlace)
  • 96 páginas. 12 Euros

Puedes comprar el libro clicando en la imagen de arriba.