Después de bastante tiempo, este mes nos hemos tomado una semana de vacaciones. Una semana que ha servido sobre todo para descansar la mente del trajín de los últimos meses. Y poco antes de irnos de viaje tomé una decisión: ni libros ni blog. ¿Puedo estar yo una semana sin leer? Hace un tiempo hubiera dicho que no. Pero en las últimas semanas me ha tocado leer «a presión» algunas novelas. Así que decidí que un pequeño parón me iba a venir muy bien, como así ha sido.

La parada también del blog no ha tenido consecuencias, más allá de una bajada en el número de visitas, que también es achacable a la entrada del verano. En verano, los blogs caen (salvo los de rutas y destinos, intuyo) y poco se puede hacer para evitar que la gente también descanse de lo suyo.

Junio ha supuesto además mi primera incursión como librera de feria, aunque siendo sinceros, la Feria del libro de mi ciudad es más bien escasa y no tiene un interés —lo digo desde el punto de vista de lectora— muy alto. Pero el poder charlar con lectores y autores ha merecido muchísimo la pena y la semana se me pasó volando. Así que espero que sea una posibilidad de cara a futuras ferias.

Lecturas de junio

lecturas junio 2019

Acabo de revisar la lista de libros leídos en Goodreads. Por un momento he pensado que era un poco floja, pero luego, al reflexionar sobre la semana de parón, la verdad es que ocho libros en un mes está muy bien —además, el calor me quita las ganas hasta de leer—.

Este mes no he cumplido con la intención de leer un libro de carácter formativo, aunque sí he avanzado un poco con el que estoy. Ya veremos si en el próximo resumen puedo apuntarme un tanto en este sentido.

En literatura juvenil he leído solo la divertida historia de Los hermanos Willoughby Así que me he quedado un poco corta respecto a objetivos, pero tengo avanzada también una segunda novela juvenil que me está impresionando bastante.

El resto se completa con dos ensayos, tres novelas y dos novelas gráficas. De los ensayos y novelas tenéis ya o tendréis estos días reseñas y entrevistas, así que iréis viendo mi opinión al respecto.

Entradas publicadas en junio

entradas publicadas junio 2019

Además del resumen mensual, este mes lo he dedicado en exclusiva a reseñas y entrevistas a autores:

  • Entrevista y reseña de Tierra de mujeres, de María Sánchez: un más que interesante libro que habla del mundo rural, de la mujer, del recuerdo compartido, de la familia… es un libro que deberíais leer porque además su prosa es magnífica.
  • Reseña de Los enemigos del traductor, de Amelia Pérez de Villar: ¿se debe eliminar el romanticismo de una profesión cada vez más precaria? Pérez de Villar nos enfrenta a una realidad que es también la de la pasión por su oficio.
  • Este mes estuve también con Fiona Barton que recupera en La sospecha su preocupación habitual por la maternidad en un thriller al que le pondría alguna tara pero que seguro gustará a muchos «piscineros».
  • La voz del Faquir, de Harkaitz Cano, ha sido toda una sopresa. No sé bien qué esperaba en esta novela que parte de un personaje real, un cantautor involucrado con el movimiento terrorista vasco, pero disfruté enormemente de su lectura. También muy recomendable.
  • Por último, sabéis que la novela negra no es lo mío, pero Cuando es invierno en el mar del Norte está construida con tanta precisión que leerla es obligatorio, diría yo. Leticia Sánchez Ruiz nos aporta ese sabor de la negra clásica y no se puede rechazar.

Las incorporaciones a la biblioteca

Este mes ha sido… una locura. Si no he contado mal (y es posible que sí, que se me hayan olvidado libros por el camino porque no soy la persona más organizada del mundo), han entrado en la librería quince libros. Tal vez tendríamos que hablar de los problemas que tengo ahora mismo con la librería y el espacio disponible.

book haul junio 2019, compras libros 2019

  • Muchos de los libros son regalos. Algunos de los autores de la Asociación de Escritores de Eukadi firmaron durante mis turnos en la Feria del libro de Bilbao y tuvieron el detalle de dejarme un ejemplar. Entre ellos están El vals de los agujeros negros, de Alexis Falkas; La escultural Mary, de M.J. Pradera; Devuélveme la luna, de Elena Moreno; El precio del silencio, de Juan Infante.
  • Aunque no tenía intención, yo también compré dos libros durante la feria: Haberlas Haylas, una antología de brujas y humor editada por Pez de Plata que cuenta con la participación de varios escritores que conozco y a los que sigo en redes; y El pacto de Dashuria, una novela juvenil de Frank Peñas ilustrada por Javier Monja.
  • Desde el grupo editorial Planeta me han ofrecido tres novelas: La silueta del olvido, a medio camino entre thriller y novela negra de Joaquín Camps, de la que hablaré los próximos días; Tierra de Mujeres de María Sánchez y el último libro de Antonio Muñoz Molina, Tus pasos en la escalera.
  • Ha nacido una nueva editorial y eso hay que celebrarlo. Además Malas Tierras ha empezado con un par de libros muy interesantes (y un tercero que se distribuye la semana próxima): Dog Soldiers de Robert Stone, una reedición revisada del libro ya publicado hace años por Libros del silencio; y Mi padre, el pornógrafo de Chris Offutt. Los dos están ya en mi biblioteca (uno a medio leer).
  • De la editorial Fórcola, Los enemigos del traductor, un ensayo de Amelia Pérez de Villar que ya he comentado en el blog.
  • De mi viaje a Irlanda solo traje un libro comprado en una tienda de segunda mano en la que querría vivir: Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift. Me apetecía un libro de un autor irlandés. Este me llamó la atención porque lo tenía por juvenil. Leí alguna adaptación a cómic en su momento, si mal no recuerdo. En realidad es una crítica política muy mal valorada en su tiempo.
  • Tengo dos ediciones ya de Carmilla, de Sheridan Le Fanu, pero no había forma de que no encargara la nueva incluida dentro de la colección ineludibles de Navona. Es una novela corta que siempre me ha fascinado y que espero volver a leer en breve.
  • Para terminar, una novela que llevaba tiempo descabalgada y que Alba Editorial ha vuelto a imprimir por fin: Jane Eyre, de Charlotte Brönte. Es uno de esos clásicos que tenía pendiente y esta edición es la que me recomendó casi todo el mundo.

Con esto doy por terminado un mes bastante completo. Espero poder dedicar julio a rebajar la lista de lecturas pendientes, si todo va como planeado.

¡Hasta el próximo resumen!