Hay historias que te recuerdan que tu vida va a un ritmo insostenible, a una velocidad que se aleja de los principios de lo que hoy en día se llama el movimiento slow, en ese afán absurdo de rellenar con anglicismos lo que puede ser explicado en detalle con palabras extraídas de nuestro propio léxico. Hay textos —o imágenes, como es este caso— que te recuerdan la importancia de disfrutar del momento. ¿Cuándo fue la última vez que me tomé el tiempo de disfrutar del primer rayo de sol de la mañana? ¿De sentir de forma absoluta la primera gota de una tormenta sobre la piel?

El caminante 1

Tenía mis dudas sobre si reseñar esta obra gráfica o no, sobre todo porque si algo falta entre sus páginas, es texto. El caminante es una colección de relatos breves casi mudos con los que Jiro Taniguchi nos da una lección sobre el valor de la soledad, del tiempo entendido como un espacio para el disfrute y no para su ocupación y de los placeres sencillos.

Como sucedía en El almanaque de mi padre, obra de la que os hablaba hace unos meses, en El caminante nos encontramos de nuevo con un hombre de mediana edad, afable, tranquilo, bondadoso y con un punto de ingenuidad y curiosidad que llega a rozar lo infantil, como demuestran su afición por subirse a los árboles o dormir bajo ellos o su aventura bañándose desnudo en una piscina pública en la hora del ocaso, pues muchos de sus paseos sin objetivo marcado tienen lugar en esas horas solitarias, vacías de multitudes, que suceden a primera o última hora del día. A pesar de que los rasgos de su carácter se muestran en cada viñeta, en cada pequeña historia, poco más sabemos del protagonista, aparte de que vive con su mujer y con un perro que ha adoptado y que a veces, pocas, le acompañan en sus caminatas.

El caminante 2

Taniguchi logra tan sólo con su dibujo —con un enorme nivel de detalle, minimalista, lleno de profundidad y muy limpio en su trazo— transmitirnos lo que siente el protagonista, mostrarnos lo que él ve, detenernos para observar lo que él observa, y nos lleva a reflexionar sobre nuestras propias vidas sin dejar de sumergirnos como atentos espectadores en la del protagonista.

El caminante 3

Por ponerle una única pega a la obra, y es una pega muy pequeña, no me ha gustado demasiado la decisión de la editorial de añadir a las historias del caminante otras que, aún teniendo bastante similitud en temática, no pertenecen a la misma serie. Es cierto, como indica Juan Manuel Díaz de Guereñu en la introducción, que son un ejemplo de la maestría de Taniguchi tanto en el aspecto narrativo como en el dibujo, y es posible que sean difíciles de encajar en otra obra, al no tener desarrollo suficiente para completar un tomo por sí mismas. Pero, sin obviar el valor artístico que tienen, creo que rompen un poco el estilo sosegado del resto del libro, sobre todo porque son historias más complejas, con mucha más narración, además de que hay un cambio de perspectiva: mientras que las historias del caminante se muestran siempre en tercera persona, como si curioseáramos en su vida a través de unos prismáticos, el resto de las historias están narradas en primera persona. Pero por supuesto no me parece razón suficiente para dejar de disfrutar de esta obra maestra.

De verdad os lo recomiendo: leed a Taniguchi y aprended a disfrutar de la vida.

Jirō Taniguchi (prefectura de Tottori, Japón, 1947), es un dibujante de manga que comenzó trabajando como asistente del dibujante Kyota Ishikawa. Ha publicado, entre otras, las obras  Kareta Heya (La habitación ronca), Botchan no Jidai (La época de Botchan),  Aruku Hito, Chichi no koyomi (El almanaque de mi padre), Kodoku no gurume (El gourmet solitario)… En 2001 creó la serie Ícaro a partir de textos de Moebius. Ha ganado, entre otros, el premio Tezuka por Botchan no Jidai, el premio Shōgakukan por Inu wo kau (Tener un perro), y en 2003 el Alph’Art del mejor guion en el Festival Internacional de Cómics de Angoulême (Francia) por Harukana machi-e (Barrio lejano), por el que también ha obtenido el premio a la mejor obra en el Salón del Cómic de Barcelona de 2004.

  • Título: El caminante
  • Autor: Jiro Taniguchi (traducción de Shizuoka Shimoayama, Miguel Ángel Ibáñez Muñoz, Víctor Illera Kanaya y Ana Millán)
  • Editorial: Ponent Mon (consulta aquí más información de la editorial)
  • 240 páginas. 24,00Euros.

Puedes conseguir este libro clicando en la siguiente imagen:

el caminante, jiro taniguchi