Hace unas pocas semanas comentaba que había asistido a un evento co-organizado por la Tertulia de Ciencia Ficción de Bilbao, TerBi, y la Editorial Cerbero y, más concretamente, a un coloquio titulado “Nuevas formas de edición en la era digital”, del que podéis leer un resumen aquí.

editorial cerbero

los ejemplares que adquirí de la Editorial Cerbero

Como no podía ser de otra forma, no regresé a mi casa con las manos vacías, sino que me hice con tres de los bolsilibros de la Editorial Cerbero, con curiosidad por conocer el tipo de historias que editaba, a caballo entre la novela corta o nouvelle y el relato largo. Como ya comentaba en mi entrada anterior, la editorial se especializa en los géneros de ciencia-ficción, fantasía y terror, y publican, tanto en digital como en papel, unos libros que denominan “bolsilibros” o libros de pequeño formato a un precio único de cinco euros, con una extension que oscila entre las 15.000 y las 30.000 palabras.

Dado que se trata de obras muy breves, he preferido hacer una breve reseña de cada una de las tres historias, juntándolas en una única entrada. Quienes sean entusiastas de estos géneros o tengan curiosidad por adentrase en ellos de una forma pausada, encontrarán en estos bolsilibros una respuesta a sus deseos.

Ciencia ficción: 36, de Nieves Delgado

36, cubierta, editorial cerbero, nieves delgado

Es casualidad que haya escogido las obras de tres autoras, pero sí es cierto que tanto Nieves Delgado con 36, como Alicia Pérez Gil con Barro (del que hablaré más adelante), supieron defender con pericia sus obras, así que me resultó fácil decidir.

36 es una historia de ciencia ficción pura que tiene la inteligencia artificial como eje constructor. Nieves Delgado nos traslada a un futuro, más o menos próximo o, en todo caso, muy similar a la época actual, en el que el surgimiento espontáneo (bajo ciertas condiciones) de una inteligencia artificial se considera un evento de gran importancia. 36 es, además, una IA muy especial, ya que parece adaptarse al entorno humano con una facilidad nunca antes vista en sus predecesores y la humanidad asienta en ella sus esperanzas, más aún cuando algunas de sus compañeras deciden acabar con su existencia en una especie de “suicidio electrónico”, no cargando su carcasa corpórea.

En unas pocas páginas, Nieves Delgado introduce con pericia, como corresponde al género, una serie de cuestiones fundamentales de la existencia humana: ¿qué es existir? ¿Qué nos otorga derechos como seres humanos? ¿Es la mente la que da forma a la humanidad? ¿El cuerpo? ¿Una conjunción de ambos? Así, nos mueve por un terreno limite en el que las cuestiones raciales que ya se planteaban en épocas de esclavitud se trasladan a un soporte cibernético.

Además, también se deja entrever, aunque no se entra tanto a discutir, la importancia relativa del género en un futuro. ¿Seguirá siendo más cómodo ser hombre que ser mujer? ¿Dará lo mismo? Y, por último pero no menos importante, se discute la necesidad de crear algo superior a él que tiene el hombre, para luego sentir miedo y rechazo ante su propia creación.

Desde un punto de vista narrativo, Nieves Delgado crea una historia sólida y fluida, pero se pierde en la construcción de la anteúltima escena, en la que rompe la visión omnisciente de la novela para introducir un punto de vista diferente que, lamentablemente, no funciona bien aunque narrativamente es obligado para llevarnos a la escena final en la que, es justo decirlo, introduce un vuelco que, de nuevo, deja al lector sumido en dudas.

Fantasía: Barro, de Alicia Pérez Gil

editorial cerbero, barro, fantasía, alicia pérez gil

Barro es, de momento, el primero y único libro de la colección de fantasía. La protagonista, de nombre también Alicia, es una joven de veintidós años cuya vida ha dado un vuelco desde el ingreso en un sanatorio mental de su hermana melliza, Lucía. Incapaz de conectar con sus padres, a quienes siempre parece decepcionar, decide abandonarlos y montar un grupo artístico con sus amigos en París cuando se entera de la muerte de Lucía.

A partir de ese momento la historia se complica: Alicia se sumerge en un momento de cambio, muy segmentado y marcado al tener lugar un cambio de narrador, y se sumerge en un mundo onírico en el que no recuerda quién es ella y trata de encontrarse al tiempo que se convierte en una magnífica escultora de barro, al que da forma a golpe de instinto, dejando pistas al lector sobre su propia destrucción hasta los elementos más básicos para, de nuevo, volver a formarse a sí misma.

Escuchando a Alicia Pérez, ella misma admitía que las interpretaciones de su historia han ido mucho más allá de lo que ella quería plantear en un primer momento: la similitud entre el barro y la persona, que carecen de valor alguno hasta que se moldean, se les da una forma, un destino, un envoltorio que les aporta un plus que está mucho más allá de los materiales de partida.

Y tal vez esa conceptualización complique la lectura y obligue incluso a una relectura para conseguir extraer con precisión todas las ramificaciones y relaciones entre elementos, para buscar las pistas que moldeen a esta Alicia que parece salida de un maligno y oscuro país de las maravillas.

Terror: Última noche en el páramo, de So Blonde

ultima noche en el páramo, so blonde, editorial cerbero

Por último, una propuesta de terror al más puro estilo yankee. Una ayudante de policía en Cerrojazo, un pueblo olvidado casi de todos en Texas, junto a la frontera con México, se va a enfrentar al regreso de unas criaturas míticas que se creían ya olvidadas, enterradas en lo más profundo de la tierra y que regresan para vengarse y, de paso, para comerse a quien se ponga en su camino.

Última noche en el páramo es un relato rápido, directo tanto en argumento como en formas —no escasea el lenguaje obsceno o malsonante, aunque encaja a la perfección en la dinámica de la historia y en la caracterización de sus personajes–. Pero es también el que menos me ha convencido, por un lado por su evidente desarrollo, sin segundas lecturas —Cuando So Blonde quiere hacer alguna crítica o reflexionar sobre algo, lo hace a cara descubierta, a través de sus protagonistas, dejando poco trabajo al lector que no tendrá más que dejarse llevar— y porque, en el fondo, es el menos original de los tres, con una trama que me ha recordado mucho (más en las formas) a la película, intencionadamente de serie B, Planet Terror de Robert Rodriguez.

Es evidente que Última noche en el páramo, al igual que los otros dos libros mencionados, van dirigidos a un tipo concreto de lector, aunque, a modo de píldoras amenas, pequeñas y digeribles, pueden ser muy interesantes propuestas para quienes quieran adentrarse en mundos poco visitados.

Para terminar, sí que me gustaría remarcar que, para tratarse de libros de bolsillo y de pequeño formato, la calidad de la edición es muy buena y han sobrellevado la lectura sin sufrir desperfecto alguno, lo que me ha sorprendido un poco, por supuesto para bien.

Editorial Cerbero tiene muy clara su línea editorial, su público objetivo y las propuestas que encajan con él y este tipo de esfuerzos tan focalizados, si se llevan a cabo con tino, pueden transformarse en un éxito dentro de su campo.

¿Habéis leído algún libro de la editorial? ¿Qué genero es vuestro favorito —yo me decanto por la ciencia ficción—? Tenéis los comentarios a vuestra disposición.