Tenía muchas ganas de leer esta novela. Por un lado, había leído críticas muy favorables y otras bastante desfavorables también. Eso siempre despierta mi curiosidad. Por otro, vuelvo a mis siempre añoradas tierras áridas del centro de Estados Unidos, más concretamente al estado de Wisconsin, tierra de ganado y campos sembrados, inviernos áridos cubiertos por la nieve y veranos calurosos en exceso.

Es también éste mi segundo Asteroide, con el que quería comprobar si se mantenía el enamoramiento inicial de la editorial después de ¡Melisande! ¿Qué son los sueños?.

La primera y de momento única novela de Nickolas Buter, Canciones de amor a quemarropa es la historia de la amistad entre cuatro amigos que siguieron caminos distintos: Henry decidió seguir con la granja de su padre y casarse con Beth, su novia de toda la vida, con la que vive un amor plácido y sereno en el pequeño pueblo de Little Wing; Kipp se hizo agente de bolsa en Chicago, pero a pesar de su éxito en la vida, se siente atraído por el pueblo, donde se ve como un fracasado incapaz de destacar; Ronny era vaquero de rodeo hasta que un accidente grave le obligó a retornar y vaga sin un rumbo fijo manteniéndose alejado del alcohol que tantos problemas le trajo; y Leland, Lee o Corvus logró su sueño de ser un cantante famoso con su primer disco Shotgun Lovesongs –que es el título de la novela– pero tampoco consigue encontrar la felicidad y envidia lo que tienen sus viejos amigos.

Esta novela es la historia del amor, pero sobre todo, y por encima de lo demás, la historia de la amistad, esa amistad que se forja en la infancia y que logra superar las barreras de la edad y la distancia, que se moldea para superar las adversidades y crea hilos inquebrantables, aunque a veces parezcan de seda. Y aunque los personajes femeninos tengan una gran importancia en el desarrollo de la historia, es la amistad entre los cuatro protagonistas la que guía el trascurso de los hechos.

Un punto muy fuerte es el realismo que desprenden sus páginas. La novela tiene un carácter autobiográfico que se intuye en cada historia y cada descripción –no en vano Butler vivió en un pueblo de las mismas características que Little Wing, aunque este último sea ficticio– . Es muy fácil visualizar el bar de los veteranos, los graneros, los silos de almacenamiento de grano, las carreteras desiertas… Y sorprende la visión tan positiva que tiene de la población americana, muy lejos de esa imagen de “tiburones”, con gente muy alejada de la codicia que sólo desea una vida tranquila, cerca de los suyos. Aunque también es cierto que el autor hace una distinción muy clara, incluso exagerada, entre la vida en la ciudad y la vida en el campo, con una fuerte predilección por esta última que es, para todos los personajes, un ideal a veces inalcanzable.

América, diría yo, consiste en gente pobre tocando música y en gente pobre compartiendo comida y en gente pobre bailando aun cuando llevan una vida tan desesperante y tan deprimente que ya ni debería haber sitio para la música o para algo de comida extra, cuando no deberían quedar energías ni para bailar.

Entre las carencias que le he encontrado a la novela, hay dos que me han llamado especialmente la atención. Por un lado, Butler escribe la novela a cinco voces, repartiendo los capítulos entre Henry, Lee, Kip, Ronny y Beth. Si ya es muy difícil conseguir que una narración en primera persona sea realista y refleje de forma creíble los mecanismos mentales para procesar y expresar ideas, llevar a cabo la hazaña de lograrlo con cinco personajes que tienen diferentes niveles culturales, aspiraciones, emociones… es casi imposible. Y Butler no lo consigue: más allá de las ideas que expone, que sí son atribuibles a uno u otro, no logra que cada personaje tenga una voz propia diferente de las demás y que esa voz sea identificada de forma inmediata por el lector.

El segundo punto que no me ha gustado ha sido una de las situaciones cúlmen de la novela: la confesión de Lee a Henry de su infidelidad. Me parece que la reacción de este último es muy desproporcionada y fuera de lugar y no tiene el dramatismo suficiente para arrastrar a la novela hacia su desenlace. Se trata por supuesto de una reacción subjetiva que dependerá del carácter de cada persona y su capacidad para afrontar una crisis personal y de pareja, pero que a mi me parece en todo caso exagerada.

Pero entre los puntos fuertes de Canciones de amor a quemarropa destaca la naturalidad con la que se tratan las emociones que, dejando a un lado el punto anterior, son las que hacen de esta novela un tratado universal sobre la amistad entre amigos, entre parejas y entre cuasi-hermanos con una narrativa que se desliza con suavidad por los campos de Wisconsin. Es una historia de experiencias personales, comunes, sin fantasías, en las que todos nos podemos reflejar.

Si tenéis curiosidad, podéis leer las primeras páginas en el siguiente enlace. Por último quiero resaltar, porque es algo que no he visto mucho, que la editorial Libros del Asteroide dispone en su web de una Guía de Lectura, orientada a círculos de lectores, donde se plantean algunas de las cuestiones clave de la novela. Me parece una iniciativa muy destacable.

La palabra “melancolía” puede sonar dramática, pero a veces es la más ajustada. Es cuando te sientes a la vez un poco feliz y un poco triste: es lo que muchas personas experimentan el último día de instituto, imagino; o cuando ven a sus hijos subirse al autobús escolar por primera vez.

Nickolas Butler nació en Allentown, Pennsylvania, y se crió en Eau Claire, Wisconsin. Estudió en la Universidad de Wisconsin-Madison y en el Taller de escritores de Iowa. Ha escrito la novela Shotgun Lovesongs (Canciones de amor a quemarropa) y proximamente publicará la colección de relatos Beneath the Bonfire. Sus relatos cortos, poemas y ensayos han sido publicados en Ploughshares, The Kenyon Review Online, The Lumberyard, The Christian Science Monitor, Narrative, Sixth Finch, entre otras publicaciones.

  • Título: Canciones de amor a quemarropa
  • Autor: Nickolas Butler (traducción de Marta Alcaraz)
  • Editorial: Libros del asteroide (consulta aquí más información de la editorial)
  • 344 páginas. 21,95 Euros (12,99 euros en formato Ebook)

SI quieres conseguir este libro, puedes hacerlo en el siguiente enlace:

canciones de amor a quemarropa, nickolas buttler