El minino se prodigó en la limpieza de las manchas rojizas metálicas que se extendían a lo largo y ancho de su hocico.

Fotografía: Rachel (flickr con licencia Creative Commons BY-2.0)