Sólo una palabra, en la última página del diario que encontró en el desván, le causó escalofríos: fin.

Fotografía: Erlc Tastad (flickr con licencia Creative Commons BY-2.0)