Tal vez nadie se había molestado en explicarle las leyes de la física. Hubieran bastado unas nociones sobre la gravedad y sus efectos en la osamenta.

Fotografía: epSos.de (flickr con licencia Creative Commons BY-2.0)