Alex Redondo portada navidad

Después de varios meses por fin puedo desvelaros un proyecto en el que he colaborado y que me ha supuesto un gran reto para afianzar y mejorar mis habilidades como escritora creativa: el reposicionamiento de marca del joyero bilbaíno Alex Redondo.

Alex es ingeniero técnico industrial que hace diez años decidió dar la espalda a esa formación y centrarse en su pasión: la creación de manera artesanal de piezas de joyería en plata inspiradas por la naturaleza y sus formas. Las piezas, que podéis ver en su web, son deslumbrantes, muy personales, con mucha fuerza pero a la vez muy fáciles de usar.

Yo llegué a este proyecto de forma casual, gracias a mi amigo Celestino Martínez. Celestino es consultor independiente en Marketing y Ventas, formador y conferenciante y especialista en áreas como las técnicas de venta, marketing, merchandising, escaparatismo, análisis de comportamiento del consumidor, product manager o social media management. Desprende pasión por cada proyecto en el que se involucra y es un fenómeno creando conexiones entre distintas disciplinas. Le conocí hace casi dos años, en un curso que impartió sobre creación de blogs en la plataforma wordpress —el germen de Relatos en Construcción—, y desde entonces hemos mantenido el contacto. Si no conocéis su web —os he dejado más arriba el enlace—, os la recomiendo aunque no os interese especialmente el sector del retail o las ventas en el mercado minorista, porque muchos de los temas que toca son aplicables a otras áreas.

La verdad es que me sorprendió que pensara en mi para formar parte del equipo de este proyecto, pero una vez me lo explicó en detalle, pude ver la calidad del trabajo de todas las personas involucradas, la ilusión y creatividad que derrochaban y, por supuesto, conocí el trabajo de Álex, su artesanía y su apoyo hacia todos los que participábamos, no pude decir que no. Celestino había ideado una estrategia para reposicionar la marca de la joyería de Alex Redondo con una idea arriesgada y novedosa, cambiando el enfoque tradicional de muchas marcas de joyería y artesanía, buscando la conexión emocional del cliente con una pieza que considerara suya y especial.

Para que veáis el esfuerzo y la importancia de llevar a cabo una tarea de este calibre, os recomiendo que leáis la entrada en el blog de Celestino en la que os explica el proyecto mucho mejor de lo que yo podría hacer.

Una vez seleccionadas las piezas y divididas en diferentes colecciones, se trabajó en definir las características de cada una (nombres, adjetivos, público objetivo…). A partir de ahí, se llevaron a cabo las sesiones fotográficas, tanto de las piezas en sí como con la modelo Sandra Rodríguez, que ha hecho una labor maravillosa creando cinco perfiles de mujer muy diferentes. El trabajo de fotografía lo ha llevado a cabo el artista Ibán Montero —os recomiendo que visitéis su web, porque su trabajo quita el aliento—.

Con respecto a mi colaboración, se me pidió que, a partir de las listas de adjetivos de cada colección y algunas muestras de las fotografías de las piezas de las que ya se disponía en ese momento, creara cinco microrrelatos que ayudaran a completar la imagen de cada colección, aportando un ambiente con el que el cliente se pudiera identificar y le pudiera recordar a alguna experiencia personal.

La necesidad de ajustar el texto creativo a un contexto más comercial ha sido todo un reto. En esta ocasión no era suficiente con que yo me sintiera satisfecha con los textos, o con que cumplieran con unas características estéticas o gramaticales, sino que además había que lograr que encajaran en un puzzle formado por muchas piezas a cargo de grandes profesionales.

En algunos casos fue muy sencillo y dimos con la solución adecuada casi a la primera. En otros, hubo que hacer y rehacer, replantear cada sustantivo, preposición o verbo, buscar “conejitos de indias” dispuestos a darnos su feedback sobre los textos y a partir de ahí, reconstruir de nuevo las historias, o incluso descartar todo el trabajo hecho desde un principio y empezar de cero para alcanzar el mejor resultado.

Para mi ha sido una experiencia muy positiva. No sólo por la oportunidad de poner mi trabajo en un contexto fuera del literario, sino porque también me ha permitido adentrarme un poco en el sector de la artesanía de manos de profesionales y conocer a gente como Álex, Iban o Mónica Deprit, profesional de la imagen personal y de la promoción de tiendas de ropa y completos con quien tuvimos la oportunidad de hablar del proyecto y a la que podréis conocer a través de su blog Meet me in Bilbao.

No sólo creo que me han ayudado a desarrollar mis habilidades como escritora, sino que también me he dado cuenta de que la imagen que trato de transmitir en mis textos no siempre coincide con la que perciben los que los leen, algo muy a tener en cuenta en un futuro. También me ha servido por tanto para recibir un feedback muy importante para otros proyectos.

Sólo me resta dar las gracias a Celestino por la oportunidad y lo que he aprendido y por supuesto a Álex, que ha mostrado siempre una gran disposición y confianza en lo que hacíamos.

Os enlazo a las cinco colecciones para que podáis ver los micros en su contexto y disfrutéis de las piezas de joyería y de las fotografías. Para verlas, sólo tenéis que hacer clic en cada imagen.

Alex redondo colección kata

Alex Redondo Colección Zura

Alex Redondo Colección AINE

Alex Redondo colección MABU

Alex Redondo colección Umah

También podéis seguir los perfiles de Joyería Alex Redondo en Facebook y Twitter.

Además, Alex Redondo estará en Gabonart, la Feria de artesanía de Navidad que se celebrará en Bilbao del 18 de diciembre al 8 de enero. Así que no tenéis excusa para ver su trabajo y el de todos los que hemos participado.