Los libros no tienen demasiada cabida en la pantalla, ya sea la grande o la pequeña. Aparte de un par de programas centrados en las reseñas o entrevistas a escritores —sobre los cuales es imposible que no penda la gran incertidumbre para el público de por qué son esos los elegidos y no otros—, no es frecuente que se mencione su existencia. Aún siendo el punto de partida de cientos de películas y series —en ocasiones punto de partida es todo lo que llegan a ser, cuando el producto final no colma las expectativas de esos lectores que anhelan trasladar las páginas a la fiel imagen que han creado en sus mentes—, no son demasiados los productos que tienen como foco central su existencia. Por eso es un placer poder hablar hoy de una serie cuyo argumento gira en torno a un único espacio: la librería Black Books.

Para entrar en situación, tal vez podríais comenzar por ver el siguiente vídeo:

Bienvenidos a Black Books, una librería… un tanto peculiar. Black Books es el título de una serie británica clasificada como comedia de situación o sitcom —es decir, que casi todas las escenas tienen lugar en el mismo escenario—que se emitió en Channel 4 desde 2000 a 2004 y que tiene como centro neurálgico de la acción una librería que a su vez es la vivienda de su propietario, Bernard Black.

Bernard Black es el librero que todo librero querría ser en algún momento y que nos obliga a reflexionar sobre su papel: ¿Qué es más importante? ¿Qué un librero sepa de libros o que sepa tratar al público? En el caso del protagonista, interpretado  por el cómico británico Dylan Moran, la elección es clara: es librero por su amor por los libros, pero si por él fuera, la librería no tendría un solo cliente. No es el único que ha caído en ese deseo en alguna que otra ocasión —si pensáis que no es así, echad un vistazo a los hastag #clientedeldía o #clientesdeldía en Twitter—. Trata con desprecio a sus lectores hasta el punto de echarles a escobazos, tiene un cartel en el que siempre pone cerrado colgado de la puerta y su actividad principal es beber vino y fumar mientras sostiene un libro. Aún así, consigue enamorar a pesar de su personalidad insociable e infantil.

Junto a él está su empleado, Manny, un contable estresado que encuentra la calma en un libro de autoayuda y se convierte en el ejemplo del zen más absoluto. Este personaje, interpretado por el también cómico Bill Bailey, es bonachón, afable y encantador con la gente, pero aún así no logra escapar del influjo asocial de su jefe, con el que mantiene una relación que roza la sumisión.

El último personaje de Black Books es Fran, la amiga de Bernard —interpretada por la única actriz del trío, Tamsing Greig—, es histriónica, obsesionada por encontrar pareja y por inculcar en Bernard cierto apego por las más básicas reglas sociales y de comportamiento, pero en el fondo también cree que una copa de vino es la mejor experiencia que se puede tener.

A lo largo de dieciocho episodios los tres vivirán las situaciones más ridículas y surrealistas, con un humor hilarante muy característico de la comedia británica, en ocasiones un poco pasado de vuelta, es cierto, pero que os hará desconectar del día a día, y pensar en muchas situaciones que tienen lugar en las librerías, en especial en las de segunda mano o de ocasión: desde regateos absurdos del precio, pasando por las presentaciones de escritores, devoluciones, gestión de los impuestos, pedidos a distribuidores, recomendaciones de una u otra obra, la comparación de una pequeña librería con una  gran superficie de “venta de libros”…

Black Books es una serie divertida —sobre todo su primera temporada—, que se ve con rapidez gracias a su estructura de capítulos breves y temporadas con tan solo seis de ellos. Es muy fácil de localizar en plataformas como YouTube pero, la verdad, no le veo el sentido cuando podéis disfrutar de ella directamente en el canal Channel 4 (subtitulada) o, como en mi caso, podéis haceros con una copia en DVD de la serie completa por un precio más que irrisorio:

black books, dvd, serie

¿Y vosotros? ¿Conocéis alguna otra serie o película cuyo argumento versen alrededor de los libros? ¿Las recomendaríais? Tenéis los comentarios abiertos a vuestra disposición: 

¡Sé parte de Relatos en Construcción!

¿Quieres recibir en tu correo relatos, reseñas, información y noticias sobre el mundo de la literatura y escritura, técnicas de creatividad y reflexiones personales? ¡Suscríbete a Relatos en construcción!