Como doy por supuesto que muchos de vosotros estaréis disfrutando de un bien merecido descanso, en lugar de hablar sobre la impotencia adquirida, un tema más arduo, prefiero compartir con vosotros este maravilloso corto animado realizado en el año 2000 por el director Jonathan Hodgson y el diseñador Jonny Hannah.

El corto, The man with the beautiful eyes (el hombre de los ojos hermosos) es una adaptación del poema del mismo título del escritor estadounidense Charles Bukowski, y fue ganador del BAFTA Award  for Best Short Animated Film.

Dura unos cinco minutos y os recomiendo que lo veáis, porque tanto el poema (os incluyo el texto original y la traducción para que podáis leerlo con calma) como el vídeo son de una belleza sublime.

THE MAN WITH THE BEAUTIFUL EYES
when we were kids
there was a strange house
all the shades were
always
drawn
and we never heard voices
in there
and the yard was full of bamboo
and we liked to play in the bamboo
pretend we were Tarzan
(although there was no Jane).
and there was a Fish pond
a large one
full of the fattest goldfish
you ever saw
and they were tame.
they came to the surface of the water
and took pieces of
bread
from our hands.
Our parents had
told us:
“never go near that house.”
so, of course,
we went.
we wondered if anybody
liveed there.
weeks went by and we
never saw anybody.
then one day
we heard a voice
from the house
“YOU GOD DAMNED WHORE!”
it was a man’s
voice.
then the screen
door of the house was
flung open
and the man walked out.
he was holding a fifth of whiskey
in his right hand.
he was about 30.
he had a cigar
in his
mouth,
needed a shave.
his hair was
wild and and uncombed
and he was barefoot
in undershirt and pants.
but his eyes
were
bright.
they blazed
with brightness
and he said,
“hey, little gentlemen,
having a good time, I
hope?”
then he gave a little laugh
and walked back into the house.
we left,
went back to my parents’ yard
and thought about it.
our parents,
we decided,
had wanted us to stay away from there
because they never wanted us
to see a man
like that,
a strong natural man
with
beautiful eyes.
our parents
were ashamed
that they were
not like that man,
that’s why they wanted us
to stay away.
but we went back
to that house
and the bamboo
and the tame goldfish.
we went back many times
for many
weeks
but we never
saw
or heard
the man again.
the shades were
down
as always
and it was quiet.
then one day
as we came back from school
we saw the house.
it had burned down,
there was nothing left,
just a smouldering
twisted black foundation
and we went to the fish pond
and there was no water in it
and the fat orange goldfish
were dead there,
drying out.
we went back to my parents’ yard
and talked about
it
and decided that
our parents had
burned their house down,
had killed
the goldfish
because it was
all too beautiful,
even the bamboo
forest had
burned.
they had been afraid of
the man with the
beautiful
eyes.
and we were afraid then
that all throughout our
lives
things like that
would happen,
that nobody wanted
anybody to be
strong and
beautiful like that,
that others would never allow it,
and that
many people
would have to
die.

EL HOMBRE DE LOS BELLOS OJOS
cuando éramos chicos
había una extraña casa
todas las cortinas estaban
siempre
bajas
y nunca oíamos voces
adentro
y el patio estaba lleno de cañas
y nos gustaba jugar en las cañas
a que éramos Tarzán
(aunque sin ninguna jane)
y había un estanque de peces
grande
lleno de los peces
más gordos que hubiéramos visto
y eran mansos
venían a la superficie del
agua y agarraban pedacitos
de pan
de nuestras manos.
nuestros padres nos habían
dicho:
¨no se acerquen a esa casa¨
así que, por supuesto,
lo hacíamos.
Nos preguntábamos si alguien
vivía ahí.
las semanas pasaban y nunca
veíamos a nadie.
pero un día
escuchamos una voz
desde la casa
¨¡PUTA DE MIERDA!¨
era la voz de
un hombre.
entonces la puerta
de la cocina
se abrió de golpe
y un hombre salió.
tenía una botella de whisky
en la mano derecha
y más o menos 30 años.
un cigarrillo
colgaba
de su boca
y necesitaba afeitarse.
su pelo estaba
salvajemente revuelto
y andaba descalzo
en camiseta y pantalones.
pero sus ojos
eran
brillantes.
encandilaban
con su brillo
y nos dijo,
¨hey, caballeritos,
espero que están
pasando un buen rato¨.
entonces se rió
y volvió a la casa.
nosotros nos fuimos
de vuelta al patio de mis padres
y pensamos sobre eso.
nuestros padres,
decidimos,
nos querían alejar de ahí
porque no querían
que vieramos a un hombre
como ése, un hombre
fuerte y natural
con
bellos ojos.
nuestros padres
estaban avergonzados
porque ellos
no eran como ese hombre,
por eso nos querían
alejar de allí.
pero volvimos
a aquella casa
y a las cañas
y a los mansos peces.
volvimos muchas tardes
durante muchas
semanas
pero nunca
vimos
ni oímos
al hombre de nuevo.
las cortinas estaban
bajas
como siempre
y todo estaba quieto.
entonces un día
mientras volvíamos de la escuela
vimos la casa.
se había incendiado,
no quedaba nada,
solo unos cimientos negros
chamuscados y retorcidos
y fuimos al estanque
y no había agua
y los peces gordos y naranjas
estaban muertos ahí,
secándose.
volvimos al patio de mis padres
y hablamos sobre
eso.
y decidimos que
nuestros padres habían
quemado la casa,
y habían matado
a los peces
porque todo
era tan bello,
incluso el bosque
de cañas habían
quemado.
habían tenido miedo
del hombre
de los ojos
bellos.
y nosotros tuvimos miedo entonces
de que a lo largo de nuestras
vidas
cosas como ésa
sucedieran,
que nadie quisiera
que otro sea
fuerte
y bello,
que nunca lo permitirían,
y que
mucha gente
tendría
que morir.