Esta semana quiero traeros un pequeño regalo, en el caso de que no lo hayáis descubierto ya, ahora que estamos a caballo entre Papá Noel (o el Olentzero en mi tierra) y los tres Reyes Magos. Son diez minutos de pleno disfrute con uno de los mejores poemas de la literatura gótica que pasará a la memoria de todos con su interjección ¡Nunca más!.

Pues sí, se trata de El cuervo, de Edgar Allan Poe, publicado por vez primera en 1845. Y lo que hace este vídeo más especial es que está recitado, ni más ni menos, que por Neil Gaiman, quien celebra así que la asociación Worldbuilders (constructores del mundo, en una traducción muy literal) han superado su objetivo de recaudar un millón de dólares en 2016.

Así que, ni corto ni perezoso, se ha rodeado de un buen número de velas encendidas para dar con la ambientación adecuada, se ha puesto una capa sobre los hombros y recita, a la luz de una chimenea encendida, con parsimonia y la entonación y caracterización que esta obra se merece, las inmortales palabras de esa alma en pena que llora a su amada.

La asociación Worldbuilders, creada por el escritor Pat Rothfuss para aunar el esfuerzo colectivo de lectores, autores y amantes de los libros en general, recauda fondos para diversas causas como el apoyo a la educación en comunidades donde esta no está garantizada o la ayuda en situaciones de emergencia como guerras o desastres naturales. Para lograr sus objetivos se pueden hacer aportaciones individuales, ser patrocinador o comprar algunos de los objetos donados por autores y editoriales que se alían con sus objetivos, tales como ediciones firmadas de libros, camisetas, joyería y demás productos publicitarios relacionados sobre todo con el mundo de la literatura fantástica.

Y ahora os dejo disfrutar de esta pequeña joya. Está en inglés y podéis seleccionar los subtítulos también en el mismo idioma:

Fotografía: Kevin Dooley (Flickr con licencia Creative Commons BY-2.0)