Después de vérmelas muy felices en marzo, abril ha sido un mes largo y pesado, lleno de compromisos y, por lo tanto, muy malo en lecturas, sumando un total de nueve libros: tres novelas, dos libros que podría definir como de auto ficción, un libro de memorias de viajes, un libro de relatos, uno sobre gestión y un pequeño álbum ilustrado. Podéis ver de cuáles se trata aquí.

A medio mes una alegría: en abril he sido jurado, por primera vez, de un certamen literario: El “I Concurso de relatos cortos lésbicos” organizados por la asociación Mosuak, cuyo objetivo principal es el llevar a cabo actividades sociales, culturales, deportivas y de ocio, encaminadas a la visibilización y normalización del colectivo lésbico del País Vasco. Estoy encantada de que contaran conmigo, la lectura de los finalistas, que se celebró en Louise Michelle Liburuak el pasado día 21, fue un evento con un ambiente estupendo, en el que pude conocer a mucha gente y, además, muy bien servido de comida y bebida. Si tenéis curiosidad, aquí podéis leer los tres relatos que, junto con Garazi Albizua y Andrea Momoitio, seleccionamos como finalistas y ganador. Gracias a todos los que os animasteis a participar.

Abril es un mes en el que libreros y editores basan sus ganancias anuales: si el día del libro va bien, todos respiran tranquilos. Este año el barullo parece haber sido algo menor, tal vez porque el día 23 ha caído en lunes, poco propicio, lo que ha reducido el ruido mediático.

En mi caso, el día del libro no significa mucho. Si acaso aprovecho algún descuento editorial, pero no compro ni más ni menos que cualquier otro mes. Comentaban en redes otros lectores habituales que para nosotros, todos los días del año son días del libro. No les falta razón.

Sin embargo, me encuentro con que la lista de libros incorporados a mi librería no ha terminado de hallar un equilibrio respecto a los leídos: siguen superándolos con creces. 

Al menos, me queda el consuelo de que he reorganizado, por enésima ocasión, mi librería, y eso significa que una decena de libros ha abandonado su lugar privilegiado en ella para pasar a mi lista de libros a la venta.

Por cierto, ¿Tendríais curiosidad por saber qué libros ocupan mi librería, cómo los organizo o a través de qué medios vendo los que ya no quiero? Hacédmelo saber y me plantearé una entrada dedicada a alguno de estos temas.

Y sin entretenerme más, aquí voy con el resumen de lo que he comprado este mes. 

Novela gráfica

Muy pocas incorporaciones ha habido en esta categoría. Dos de ellas, además en el último momento.

lo que ha dado de si abril, novela gráfica

  • The Fix 2: Leyes, perretes y zoquetes: Segunda entrega de esta novela gráfica editada por Norma editorial en la que Nick Spencer, Steve Lieber y Ryan Hill retoman la aventura de dos policías corruptos. Tendré que leer, de nuevo, el primer volumen (tiendo a olvidar los detalles de la historia cuando hay mucho margen de tiempo entre publicaciones), pero guardo un buen recuerdo.
  • Gótico: Jorge Carrión analiza, a través de este ensayo en forma de cómic ilustrado por Sagar y también editado por Norma Editorial, si el retablo gótico es el primer artefacto narrativo en viñetas de la historia artística de Occidente. Me ha parecido muy interesante el planteamiento no tanto del tema, como del enfoque a la hora de transmitirlo. Espero leerlo pronto.
  • Breve diccionario enciclopédico ilustrado de mi cáncer. Tomando un café en uno de mis locales habituales en Bilbao, Vía de Fuga, me encuentro por casualidad con una exposición en la que Josune Urrutia narra, en 27 láminas, su relación con el cáncer. Desde el hastío a las relaciones familiares, desde la esperanza a la desesperanza pura, esta pequeña obra automedicada es una joya gráfica, original y realista.

Relatos y novelas

lo que ha dado de si abril, relatos, novelas

  • La balada del café triste es una colección de relatos de los que ya os he hablado en el blog, así que no voy a explayarme más. Es uno de los libros de abril del club de lectura y tenéis la reseña de este libro aquí.
  • La escoba del sistema, de David Foster Wallace. Voy un poco retrasada con mis lecturas de Wallace, pero mantengo el ritmo de al menos un libro suyo al año. Este año, aprovechando el descuento adicional de la editorial Pálido Fuego, he comprado la novela precursora de La broma infinita, además de un ensayo. La historia parte de la desaparición de la bisabuela de una teleoperadora desdichada. De regalo, la editorial me envió el libro que viene a continuación.
  • Mi primo, mi gastroenterólogo, de Mark Leyner. También editado por Pálido Fuego, esta novela la menciona DFW con cierta rabia en Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer. Para mí es razón suficiente para que se me abra la curiosidad. Veremos si es tan hilarante como se comenta.
  • Miedo, de Stefan Zweig. Nunca me deja de sorprender la cantidad de libros que se siguen editando de este autor: novelas, relatos, ensayos, correspondencia… parece que fue una máquina de la escritura en modo continuo. Este relato editado por Acantilado parte de una situación costumbrista para trasladarse a un género más próximo al horror y la angustia.
  • Hombres varios, de Ror Wolfe. El segundo pedido que he hecho este mes ha sido a la editorial contraescritura, cuyo proyecto admiro mucho y creo que editan libros interesantes y que se salen un poco de la norma. Hombres varios es una colección de relatos o incluso microrrelatos que juegan a despistar al lector entre ficción y realidad.
  • Ensayos del dolor propio, de Salva G. Barranco. Esta colección de ensayos semiautográficos también editados por Contraescritura se enmarcan en un género difuso, entre la poesía, el ensayo el microrrelato. Seguro que no me dejarán indiferente.

Ensayo y auto ficción

 

lo que ha dado de si abril, ensayo, autoficción

  • La epifania de las 3 A:M, de Brian Kiteley es el segundo libro que pedí a la editorial Pálido Fuego. En este caso, un libro que mezcla ensayo y ejercicios para desarrollar la creatividad a la hora de escribir. También tengo muchas ganas de hincarle el diente a lo largo de mayo.
  • Diario del gueto de Janusz Korczak. Este libro, que me ha regalado mi pareja, ha sido una alegría inmensa para mí. Ya era hora de que alguna editorial se animara a publicar la obra de Korczak en castellano, y Sexto Piso ha dado el paso. Os hablé de la interesante vida de este pedagogo polaco aquí, y no creo que este libro me vaya a decepcionar.
  • Manifiesto animalista. Me considero una animalista “light” y, sobretodo, de base. No politizo sobre la defensa animal sino que, desde mi trinchera, ayudo y apoyo en lo que puedo. Pero aprovechando que hace unos días visité El escondite, una nueva librería de Bilbao, me hice con este breve ensayo de Corine Pelluchon editado por REservoir Books.
  • Clavícula, de Marta Sanz. No voy a dar pistas sobre este libro, porque esta semana será el club de lectura en el que lo analizaremos y la próxima publicaré una entrada sobre él. Editado por Anagrama.
  • Pensamientos desde mi cabaña, de Kamo no Chômei, un ensayo sobre la contemplación y la autosuficiencia de más de ochocientos años. La edición de Errata Naturae es preciosa, pero me ha sorprendido que el texto apenas ocupa treinta de las casi doscientas páginas del libro. También ha sido un regalo de mi pareja.

Libros de Lectura Fácil

 

lo que ha dado de si abril, lectura fácil

  • De Chamartín a Collbató, de M. Àngels Sellés, es uno de los libros de lectura fácil que pedí a través de la página de la Asociación Lectura Fácil. Mi idea es experimentar en primera persona en qué consisten estos libros de los que os hablaba Blanca Mata en esta entrevista Para empezar, una novela escrita directamente según las directrices de la lectura fácil y una de las más extensas del catálogo.
  • El misterio del camino de Santiago, de Fernando Morillo. En esta ocasión, una obra original juvenil escrita por un autor que trabaja tanto textos de lectura fácil como textos no adaptados.
  • Anna Frank. Su vida. Por último, una adaptación de un clásico universal. Escogí este porque me lo recomendó Blanca y porque ya había leído el texto original (además de un cómic maravilloso orientado al público juvenil).
  • El atrapalunas. Este cuento ilustrado no lo compré por ser lectura fácil, sino porque lo leí en Sopa de Sapo y me encantó la historia basada en la tradición africana. Un gatito quiere llegar hasta la luna, que le insufló la vida cuando era un cachorro, y está dispuesto a todo por conseguirlo. Pertenece a la colección Relatos del mundo de Libros del Zorro rojo y es una maravilla.

Y por si todo esto fuera poco, también he cogido algún libro en la biblioteca. De todos ellos, ¿cuáles habéis leído u os gustaría leer? ¿Me dais vuestra opinión de los que ya hayáis leído? Así sabré si subir su puesto en la lista de pendientes o no.

Nos vemos con nuevo resumen en el mes de junio.