Llegamos a la última semana del reto de los 30 libros organizado por Mónica en su blog Mobas, una oportunidad para compartir lecturas, confesar oscuros secretos y disfrutar en compañía de otros lectores. En esta entrada final voy a incluir también los libros de mañana y pasado mañana, para que no se queden descolgados. Te recuerdo que puedes ver todas las categorías de esta edición aquí.

Ahí van mis seleccionados para esta cuarta semana:

Día 22: Un libro que leíste demasiado pronto.

memorias-de-una-joven-formal-simone-de-beauvoir-1137-MLA4733814984_072013-F

En esta categoría podría incluir tantos libros que no sé bien cuál escoger. Heredé una biblioteca no muy extensa pero sí muy heterogénea de mi madre y, como en mi casa he sido siempre la única lectora, no tenía a nadie que me indicase la idoneidad de una u otra lectura según mi edad, lo que me llevó a leer de forma indiscriminada y con una falta de criterio abrumadora. No lo considero un fallo porque me ha abierto la mente a muchos géneros y experiencias, pero admito que según qué libros no he llegado a comprenderlos de forma plena y me he perdido buena parte de su esencia.

Así que, por escoger uno del que tenga buen recuerdo, voy a quedarme con Memorias de una joven formal, de Simone de Beauvoir, filósofa, escritora, defensora del feminismo… aspectos que seguro que aparecen en su autobiografía pero que no recuerdo en absoluto.

Días 23: Un libro para adultos ilustrado

pazules

¡Seguro que Mónica ha incluído esta categoría pensando en mi! No, en serio, es una categoría que me hace mucha ilusión porque me encanta la novela gráfica, aunque soy una lectora que se arriesga muy poco: voy descubriendo obras que ya son muy conocidas pero que nunca había leído, así que, en general, juego sobre seguro y pocas veces me decepciono. Eso sin contar con que mi librero acierta en un noventa por ciento de las ocasiones al recomendarme algo.

Este año he leído obras maravillosas, entre ellas tres obras de Jiro Taniguchi o Arrugas, de Paco Roca. También recomendaría Blacksad, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, Mi amigo Dahmer de Derf Backderf, Adolf de Tezuka, Akira de Otomo, Sandman de Neil Gainman… La lista es interminable. Yendo al aspecto más artístico y menos literario, soy una apasionada del dibujo de Luis Royo, por poner un ejemplo. Pero como tengo que escoger, voy a quedarme con Píldoras azules, de Frederik Peeters, una novela que he leído hace muy poco y que aún no he reseñado en el blog. Es una visión muy intimista del SIDA en una relación de pareja, contada de una manera muy simple y cercana y con un fuerte tono autobiográfico. Una maravilla.

Día 24: Un libro del que tengas distintas ediciones. 

En este caso he de admitir que ninguno. No tengo libros repetidos (ni espacio para ello) ni soy una lectora tan interesada como para poder admirar las sutiles —a veces— diferencias entre una u otra edición. Sí que ha podido darse el caso de haber comprado para alguien un libro que tengo y que me ha gustado mucho y dar con una edición diferente, o haber leído un libro de la biblioteca o prestado y haberme decidido después a comprarlo, a resultas de lo cual he terminado con una edición distinta. Pero de forma voluntaria nunca he tenido dos ejemplares del mismo libro.

Día 25: Un libro del que tengas ediciones en distintos idiomas. 

Le-Petit-Prince

Pensaba que esta categoría iba a tener que dejarla también en blanco, pero al final he dado con un libro que sí que tengo en dos idiomas: El principito o Le petit prince. Fue un capricho que me di en un rastrillo donde vi la edición en francés y me decidí a comprarlo por curiosidad. La verdad es que me gustaría leer más libros en su idioma original (es decir, en inglés o, tal vez en francés, que son los idiomas en que me defiendo como lectora). Por ejemplo, me han comentado que la traducción de Canadá, de Richard Ford, deja bastante que desear y, visto lo que me gustó la novela, sería un placer poder disfrutarla en el idioma en que fue escrita. Pero me suele dar mucha pereza y sé que no podría mantener un ritmo constante de lecturas, así que de momento no me lo planteo demasiado.

Día 26: Un libro técnico que usas habitualmente 

859564

Una categoría un poco extraña. La verdad es que podría decir que ninguno. Uso bastante normativa por mi trabajo, pero no creo que ni el BOE ni las normas técnicas UNE-EN y similares se puedan considerar un libro. De vez en cuando sí tengo que consultar alguno, pero no los considero de uso habitual. Para salvar un poco el tema, voy a decir que el Diccionario de la Real Academia Española (también me serviría el Diccionario Panhispánico de Dudas). Estoy haciendo trampas, claro está, porque no consulto el libro como tal, sino la versión online (que no es ni siquiera un libro digital sino una base de datos). Pero haré como que es una respuesta válida.

Día 27: El libro donde aparece tu personaje protagonista favorito

En esta ocasión me voy a quedar con Roland Deschain, el protagonista de la saga de La Torre Oscura de Stephen King. Puede que no sea mi favorito, pero tiene un enorme carisma y dentro de los altibajos de la obra, no se merece el final que le espera en el último episodio. Como libro, me quedo con el primero, El pistolero (que se llamó en una primera edición La Hierba del diablo), porque tiene cierto carácter autoconclusivo, está muy alejado de lo que esperamos al leer a King y además, en mi mente siempre tengo a Clint Eastwood mientras lo leo.

Día 28: El libro donde aparece tu personaje secundario favorito 

tumblr_lfjmvpht5n1qaun0mo1_400

En esta categoría también voy a hacer trampas, aunque no os voy a explicar porqué, ya que no os quiero estropear el final de un libro muy conocido y de una película aún más conocida: El club de la lucha, basada en la obra de Chuck Palahniuk. El personaje es, por supuesto, Tyler Durden, un macarra que hace lo que quiere, cuando quiere y como le da la gana y que aún así sale indemne de cada locura que emprende. Un personaje de los que optan por vivir el presente sin pensar en las consecuencias, que no tienen pelos en la lengua y que además tienen suerte. En fin, uno de esos personajes a los que me gustaría parecerme un poco (tampoco estoy hablando de llevarlo al extremo.

Día 29: El libro donde aparece tu villano favorito

9788433968272

Le he dado muchas vueltas al tema y aunque he pensado en clásicos como Dracula y su carisma, o el monstruo de Frankenstein y su alma atormentada (se nota que he estado viendo Penny Dreadful hace poco tiempo), me he decidido por algo menos evidente y me he quedado con el personaje del profesor Humbert en Lolita, de Navokov. No diría que es mi villano favorito, pero sí que despierta en mi cierta dualidad moral. Por un lado, su comportamiento es muy reprochable, pero por otro lado admito que hay momentos en que su comportamiento es tan patético que me da mucha pena y me apiado de él. De hecho, creo que en muchos párrafos es Lolita la villana y no él.

Día 30: Tu último libro joya.  

errores-infalibles

Para terminar el reto, una categoría que me ha resultado muy sencilla. Me quedo con Errores infalibles para (y por) el arte, de Neil Gaiman. No sólo por el contenido del discurso, sino también por lo original de la edición, que sigue el juego propuesto por el autor y se amolda a lo que él cuenta, haciendo de una charla de cinco minutos algo brillante.

Y con esto termina el reto de 2015. Espero que lo hayáis disfrutado (yo sí) y que a Mónica no se le hayan quitado las ganas de organizar una nueva edición próximamente.

Recuerda que estoy de sorteo en el blog y aún estás a tiempo de ganar un lote de libros. Tienes toda la información aquí.