Sigo con el reto de los 30 libros organizado por Mónica en su blog Mobas, una oportunidad para compartir lecturas, confesar oscuros secretos y disfrutar en compañía de otros lectores. Te recuerdo que puedes ver todas las categorías de esta edición aquí.

Ahí van mis seleccionados para esta segunda semana:

Día 8: Un libro cuya lectura hayas parado para pensar

IMG_5511

Si te fijas en la columna derecha del blog, verás que hay una sección con los libros que estoy leyendo (no la actualizo todo lo que debería, ya lo sé). Ahí aparece, desde hace ya unos meses, El pentateuco de Isaac, de Angel Wagensteib. La razón por la que no termino este libro es que me pierdo bastante en las referencias que hace sobre la Segunda Guerra Mundial. Si ya la geografía no es lo mío, la cantidad de nombres y referencias a grupos armados, movimientos civiles y religiosos… me tienen bastante despistada, y me da la sensación de que debería parar a cada párrafo para buscar información sobre lo que está contando. Ese es el motivo de que esté avanzando tan despacio.

Días 9 y 10: Un libro con un personaje con tu nombre y un libro con un personaje con tu apellido

514eNF0zUSL._BO2,204,203,200_PIsitb-sticker-v3-big,TopRight,0,-55_SX324_SY324_PIkin4,BottomRight,1,22_AA346_SH20_OU30_

Salvo que te apellides Pérez y te llames Juan, estas deberían ser categorías difíciles, y sin embargo… ¡He hecho doblete! En uno de esos momentos egomaniacos que todos tenemos, me dio por buscar mi nombre en en el buscador de Google, y ahí apareció Dos viejos desconocidos, una novela de género romántico escrita por Menchu Garcerán cuya protagonista se llama Patricia Millán. No la he leído porque ni es mi género predilecto ni sé si me sentiría cómoda leyendo un libro donde «yo» sea la protagonista, pero ahí lo dejo.

Día 11: Un libro bonito 

IMG_5539

Creo que soy la única que estoy incluyendo novela gráfica en el reto, pero lo que leéis mis reseñas ya sabéis que es un género literario por el que me muevo mucho. Y lo de bonito me ha hecho pensar más en el dibujo que en el texto en sí. Es por eso que he escogido la saga manga No soy un ángel, de Ai Yazawa. Es un manga para chicas jóvenes, muy romántico hasta el punto de ser cursi, pero se ajusta bien a la idea que yo tengo de «bonito». De esa misma autora y en la misma línea he leído también Historias de un vecindario y Paradise Kiss, que tienen conexiones argumentales con el primero, aunque los recomendaría para chicas un poco mayores, sobre todo el último.

Día 12: Un libro que no leerías aunque te pagaran

8-la calle de la juderia

Entre la gente participante en el reto han surgido varias opciones con las que me identifico (libros «escritos» por el famosete de turno, libros de autoayuda, novelas románticas del estilo de las de Danielle Steel…), pero mi elección va a ser un poco diferente, sobre todo porque no tengo una razón clara para ella.

En mi caso diría que cualquier libro de Toti Martínez de Lezea. Por decir un título en concreto, La calle de la judería, pero me daría igual cualquier otro.

Lo curioso es que conozco a Toti: asistí a una charla que dio en la asociación literaria de la que soy socia y me pareció una persona encantadora, con una personalidad muy fuerte y desbordante, con ideas muy claras… Pero hace muchísimos años leí A la sombra del templo y no debió de gustarme nada (no recuerdo ni el argumento), porque me dije que nunca más leería un libro suyo. A fuerza de darle vueltas, he llegado a la conclusión de que tuvo algo que ver que ese no fuera un buen momento personal y que por eso le he cogido una manía injustificable a sus libros. No lo sé, pero de momento creo que los voy a descartar de mi lista de lecturas.

Día 13. Un libro que te costó mucho conseguir

una comedia canalla

Hoy en día es bastante sencillo conseguir casi cualquier libro, gracias a la venta online y las tiendas de segunda mano, pero me voy a quedar con Una comedia canalla, de Iván Repila, libro descatalogado (la editorial ya había cerrado) con el que me hice gracias a Javier Cámara, de la librería Cámara de Bilbao, que movió no sé qué hilos para encontrar un distribuidor que tuviera un ejemplar, algo por lo que le estoy muy agradecida porque me reí un montón con él. Escojo también este libro porque cuando se lo dí al propio Iván para que me lo firmara, estaba con el hijo del editor y ambos se quedaron muy sorprendidos de que me hubiera hecho con un ejemplar.

Día 14: Un libro que te dé hambre

00106520464378___P1_1000x1000

He estado pensando en algún fragmento de un libro en el que se mencione la comida, pero como no se me ha ocurrido nada, pues al final me he decantado por uno que tengo a medio leer, Hablemos de langostas, de David Foster Wallace. Aún no he llegado al ensayo sobre las langostas en sí, pero sólo mencionar el marisco ya se me hace la boca agua.

Hasta aqui la segunda semana del reto.

Recuerda que estoy de sorteo en el blog y aún estás a tiempo de ganar un lote de libros. Tienes toda la información aquí.