Estoy segura de que llevas desde el día treinta de noviembre sin poder dormir, pensando: ¿Lo habrá conseguido? ¿no? Como no quiero ser la responsable de tu falta de sueño, no retraso más la intriga:

¡SI! ¡Soy una de las ganadoras del reto NaNoWriMo 2014!

Claro que a lo mejor lo has deducido de la imagen que encabeza esta entrada. Como puedes suponer, estoy que no quepo en mi de la alegría. Si no sabes de qué estoy hablando, te recomiendo que leas primero esta entrada antes de seguir con la de hoy.

Ha sido duro y agotador. He tenido que renunciar a bastantes actividades para poder centrarme en escribir, escribir y escribir. Pero ha merecido la pena. He escrito 50.125 palabras que conforman una colección de relatos titulada “Y entonces me fui a la mierda“. El título es lo de menos, lo puse sin pensarlo demasiado a la hora de registrar mi perfil, pero bueno, ahí queda como una anécdota.

Algunas estadísticas

Las estadísticas oficiales en España, una vez terminado el reto, son las siguientes:

  • 4.152 usuarios registrados en la region de España, de los cuales 972 novelistas crearon su novela (un 23,41 %.)
  • 900 novelistas activos. 220 novelas validadas. Es decir, 220 ganadores. En este caso, todos los usuarios que llegaron a alcanzar las 50.000 palabras validaron su novela.
  • Wrimos totales ganadores: 5,29 %
  • Wrimos activos ganadores: 24, 45 %
  • Top 10 capitales de provincia por participación:
    • Madrid: 101
    • Barcelona: 69
    • Valencia: 22
    • Zaragoza: 22
    • Sevilla: 13
    • Málaga: 9
    • Palma de Mallorca: 9
    • A Coruña: 8
    • Santa Cruz de Tenerife: 8
    • Bilbao: 7

Estos valores son aproximados, porque no todos los participantes completaron sus perfiles (indicando por ejemplo España como país de origen), pero creo que sirven para que te hagas una idea. En total, se han escrito en nuestro país cerca de dieciséis millones de palabras, ahí es nada. Me encanta la idea de que, entre tanto texto, esté el germen de una gran novela, o tal vez de una colección de relatos, o incluso de un ensayo científico. ¿Por qué no? NaNoWriMo no tiene reglas respecto al contenido.

¿Qué he aprendido?

Vamos a lo importante, descubrir de qué me ha servido tanto sacrificio:

  1. ¡Puedo escribir una novela! Una de las principales razones por las queme decidí a inscribirme en el reto era demostrarme que podía escribir textos más largos. Desde el primer momento no fue mi intención construir una novela, sino relatos que superaran los cinco folios. Los que he terminado tienen una media de veinte a treinta páginas, y algunos están sin finalizar. Si me preguntas ahora si podría escribir una novela, la respuesta es sí. Tengo la fuerza de voluntad suficiente para ello. ¿Sería una buena novela? Eso es otro cantar. Desde luego, NaNoWrimo no es el marco ideal para ello, aunque tal vez sí para un borrador o esquema inicial. No me he planteado nunca una novela, me gusta más escribir relatos, pero no sería descartable en un futuro.
  2. ¡Cree en ti misma! Mirando hacia atrás, el mayor reto ha sido creer en mi misma. Os lo explico con el gráfico de mi evolución a lo largo del mes:
    NanoWrimoEstadísticas

    Las estadísticas de mi novela – NaNoWriMo 2014

    Había oído hablar del bloqueo que acusan la mayoría de los participantes. Ese que te hace pensar que todo lo que llevas escrito hasta ese momento es una porquería, que los personajes tendrían que estar todos muertos porque ninguno vale para nada, que deberías abandonar. Normalmente, la gente lo acusa en la tercera semana, cuando el cansancio se hace más evidente y la meta aún se ve bastante lejos. Pero en mi caso, el bloqueo llegó casi desde el primer momento. En la primera semana estuve cerca de cuatro días sin escribir nada. ¿La razón? No creo que fuera falta de tiempo. Aunque hubo días en los que apenas conseguí sacar una hora, eso tal vez no me hubiera permitido llegar a mi cuota diaria, pero sí tendría que haber avanzado algo. La verdad es que no estaba segura de poder terminarlo, así que no me comprometí lo suficiente. Como consecuencia, me distancié unas seis mil palabras del objetivo diario (la diagonal que cruza el gráfico), y esa distancia se ha mantenido hasta la tercera semana. Ahí fue cuando le dí un empuje fuerte al proyecto –escribí algo más de cinco mil palabras en un solo día– y entonces empecé a creer que sería posible cumplir el reto. Desde ese día, me mantuve firme y llegué hasta el final. Conclusión: creételo, que ya vendrán mal dadas por otros lados.

  3. ¡Dadme un esquema! Normalmente escribo un poco a lo loco. Tengo la idea en la cabeza, pero como los textos son tan cortos, no necesito plasmarlos en un papel o, como mucho, escribo un pequeño párrafo, una frase en torno a la que gire la historia, un apunte… pero nada más. Pues esto no es una buena solución si quiero escribir algo más largo. Estoy segura de que he cometido errores garrafales, en la línea de cambiar el nombre a los personajes, de que suban las escaleras cuando ya estaban en el piso de arriba… ese tipo de detalles insignificantes. Así que para la próxima vez, y creo que habrá una próxima, me prepararé con antelación, prepararé las líneas básicas de lo que quiero escribir, definiré a los personajes, la trama… independientemente de que me decante por una novela o por otra colección de relatos.
  4. ¡Word no es mi amigo! Hasta ahora, siempre había escrito con el editor de texto de Microsoft Word. Y empecé así los primeros días, pero pronto tuve que descartar esta opción. ¿Las razones? Por un lado, la cantidad de opciones de formato que me tentaban de manera continua y me decían “Deja de escribir, tienes que marcar en negrita el título, y aumentar el tamaño de fuente, y justificar el texto, y…“. Una tortura. El objetivo no es tener un texto bonito, es tener un texto y ya. Habrá tiempo después de adecentarlo, pero la fuerza de voluntad me flaqueaba y terminaba por pulsar alguno de esos botoncitos malditos. La segunda razón es el contador de palabras. Está ahí, en la parte inferior, recordándote todo el tiempo lo poco que has escrito, lo que te falta para tu objetivo diario, lo lejos, lejos que están las cincuenta mil palabras. Cada vez que escribía una frase, la mirada se me iba hacia abajo. ¿Y como lo he solucionado? Pues he escrito los relatos en Evernote. Es una aplicación en la nube que me permite organizar notas e información desde cualquier ordenador, desde una tableta y desde el móvil, así que puedo trabajar en cualquier lugar y momento. El aspecto es más similar a un bloc de notas, casi no tiene opciones para dar formato al texto (y son más fáciles de ignorar) y no tiene contador. Aún así, me dio algún problema de sincronización a partir de las 25.000 palabras. Menos mal que va guardando de forma automática copias de seguridad y puedes recuperar versiones anteriores, porque si no hubier perdido trabajo. Para la próxima edición, me propongo investigar alguno de los programas específicos para escritores. ¿Me recomendais alguno?
  5. ¡Quiero crear un hábito! Seguro que lo has escuchado una y mil veces: para escribir hay que escribir. Suena a perogrullada, pero es la verdad. El primer día, escribir las 1.667 palabras me costó un horror –de hecho, creo que no lo conseguí–. Para el día veinte, podía escribir en el mismo intervalo de tiempo más del triple sin problemas. NaNoWriMo tiene una ventaja indiscutible: te picas. Contigo mismo, con el propio reto y con los demás participantes, que siempre van mejor que tú (porque yo me comparaba con los que iban mejor, claro, que también ha habido infinidad de abandonos). Puedes ver en todo momento el progreso de los demás y la aplicación te muestra estadísticas actualizadas cada vez que introduces el conteo diario de palabras. Como ya os dije en la entrada que escribí en noviembre sobre este proyecto, otro de mis objetivos era mejorar mi hábito de escritura, que tenía un poco olvidado, además de mejorar mi creatividad, que también estaba algo estancada. Creo que lo he conseguido con creces y no puedo estar más contenta. para la mente resulta muy positiva esa rutina creativa, de repente todo te resulta sugerente. Cuando vas en el tren, cuando esperas en la cola del banco… no paran de surgir ideas y más ideas. Así que está claro que para mantener la creatividad es necesario crear de forma continuada, aunque la calidad final no sea todo lo buena que me gustaría.
  6. ¡He descubierto mis puntos débiles! No es que no fuera consciente de ellos, pero trabajar en textos más largos me ha permitido darme cuenta de algunas cosas, como que las descripciones me cuestan mucho y que también tengo problemas para avanzar o ralentizar el curso de la acción. Aspectos en los que tendré que incidir, buscar soluciones y practicar y practicar hasta conseguir mejorar. Puede sonar un poco descorazonador, pero me parece fundamental ser consciente de tus puntos débiles para mejorarlos –o para incidir más en los fuertes y lograr que destaquen–. En todo caso, ha sido un curso acelerado de aprendizaje. Esto no te lo enseñan en los talleres.

¿Y ahora qué?

Una vez terminado el reto, me he tomado una semana de descanso. Como ya os comenté, el premio es simbólico: un certificado ganador (la insignia ya la puedes ver en la columna derecha de mi blog), descuentos en los servicios ofertados por los patrocinadores (programas de edición, publicación, redacción para escritores, etc.) y ya.

Y ahora toca ponerse a trabajar en serio. Tengo que dividir el texto en los diferentes relatos que lo componen y empezar a revisarlos uno a uno, editarlos, buscar errores, ver si queda algo salvable o si tengo que descartar la gran mayoría del texto, reescribir lo que no me convenza… como puedes ver, esto no ha hecho más que empezar. La buena noticia es que tengo bastante material para el blog para los próximos meses.

Es muy complicado expresar cómo me siento. La sensación es increíble: felicidad, orgullo… y a la vez alegría por haberlo conseguido.

NanoWriMoGanadorInstagram

Compartiendo en Instagram mi alegría nada más validar mi texto. Sí, lloré un poquito.

Y para terminar con una sonrisa, voy a tomar prestado los siguientes GIF para que os hagáis una idea de lo que supone NaNoWriMo a nivel emocional. ¡Hasta el año que viene!