¡Bienvenidos al nuevo Relatos en construcción!

Ha llevado más tiempo del que esperaba, pero por fin está lista la nueva versión de la web. No sólo trae consigo cambios en la apariencia, sino también en la estructura. ¡Y los que están por llegar! Ahora me toca revisar las entradas antiguas, redefinir categorías y etiquetas (Gorka, me estoy acordando una barbaridad de ti), acostumbrarme al nuevo diseño y aprender a utilizar las nuevas herramientas, profundizar en temas de SEO y Analytics… vamos, que tengo objetivos más que suficientes para el próximo año. A pesar del trabajo que se me viene encima, es un placer terminar el año (justo el último día, apuro al máximo) con uno de mis objetivos cumplidos.

2014 ha sido un año estupendo para mi. En primer lugar, porque el blog ha superado la prueba del primer año. Ya no estoy aquí “a ver qué tal se me da todo esto”. Estoy porque me siento cómoda compartiendo mis contenidos con vosotros. He convertido este blog en mi hogar virtual, que visualizo como una habitación con paredes forradas de libros, una chimenea junto a la que hay un confortable sillón, con su manta y su mesita auxiliar siempre provista de bebida y picoteo, y un enorme escritorio donde crear mis historias. Es un sitio cálido y acogedor, que estáis invitados a visitar siempre que os apetezca. La habitación es grande y en ella podréis encontrar todos los asientos de las formas y colores que más os plazcan.

Además, este año varias editoriales han confiado en mi y me han enviado libros para que los reseñe, siempre bajo la premisa de que expresaría mi opinión real, sin distorsionarla ni adornarla. Algunas personas me han pedido que revise sus relatos, algo que me ha llenado de alegría por su confianza en mi criterio.

Como os contaba hace muy poco en esta entrada, he tenido la oportunidad de trabajar en el proyecto de rediseño de la marca de Alex Redondo Joyería, y mis relatos están expuestos ahora mismo en Gabonart, la feria de artesanía de Navidad de Bilbao, a la vista de todas las personas que se pasen por allí. Todo un honor.

He colaborado en otros blogs con mis relatos. Podéis leerlos, por ejemplo, aquí y aquí. Me he formado con varios cursos sobre TICs, redacción en Internet y reseñas literarias. He asistido a alguna jornada sobre las nuevas tecnologías y la literatura y, cuando no he podido ir en persona, he seguido otras a través del streaming. También he ido a varios encuentros con escritores, de los que siempre he extraído una frase brillante (que ahora apunto en mi adorada libreta, porque mi memoria anda cada día peor).

¡He superado mi primer NaNoWrimo! Sí, el año se termina y aún me dura la emoción.

Con esta he publicado en total 102 entradas. Empecé por una a la semana y ahora son dos. Supone más esfuerzo y más tiempo, pero merece mucho la pena. ¡Ahora puedo contaros más cosas!

En 2014 he leído unos cuarenta libros, entre los que aparecen en esta entrada, novelas gráficas que no siempre apunto, relectura de libros, y otros que no menciono porque pertenecen a temáticas alejadas del mundo literario. No es un gran número, he tenido años mucho mejores, pero puedo decir que he leído lo que quería: aunque algunas lecturas me hayan decepcionado, todas y cada una de ellas las he escogido con mimo y atención. Me he dado cuenta de que no soy una lectora fiel: prácticamente no repito autores ni editoriales, lo que creo que es positivo, porque me ayuda a diversificar y a no obcecarme con un género en concreto. Tengo la mente abierta y no rechazo de entrada ninguna lectura. He descubierto pequeñas grandes editoriales y, en general, he perdido algo de fe en las de toda la vida.

Me he comprado un Kindle. Ya soy una lectora de ebooks. Aún no me he acostumbrado, echo de menos tantísimas cosas que sólo puede darme el papel… Pero creo que mi presupuesto en libros dará más de sí y desde luego viajaré más ligera. No todo iban a ser inconvenientes.

Y lo más importante: hay mucha gente que me lee, que me apoya, que me corrige cuando cometo alguna equivocación (¡Gracias!), que disfruta con mis historias y hasta se deja guiar un poco por las lecturas que recomiendo. He conocido gente maravillosa —también a través de las redes sociales—de los que aprendo muchísimo y a los que espero poder aportar algo. Cada día sois más y eso es una gran responsabilidad, porque me exige trabajar más y más duro para que disfrutéis con mis historias.

En resumen, ha sido un buen año y espero que 2015 sea aun mejor. Estoy trabajando en marcarme los nuevos objetivos y espero que vengan acompañados de sorpresas agradables para vosotros.

2014 es un año que perdurará en mi memoria y también en mi piel.

Tatuaje Relatos en Construcción

Bienvenidos. Acomodaos como si estuvierais en vuestra casa. 

Fotografía: Alan Cleaver (flickr con licencia Creative Commons BY-2.0)