El pasado sábado 16 de mayo se celebró en el centro Azkuna de Bilbao el I Encuentro de clubes de Lectura fácil de Euskadi. Dado que se trata de una modalidad que desconocía, asistí a la charla programada para el público en general, en la que se expusieron las conclusiones de los grupos de trabajo profesionales que se habían celebrado ese mismo día con anterioridad.

¿Qué es la lectura fácil?

Los materiales de Lectura Fácil son libros, documentos, páginas web, etc., elaborados con especial cuidado para que las personas con dificultades lectoras puedan leerlos y entenderlos a partir de las directrices internacionales de la IFLA  en cuanto al contenido, al lenguaje y a la forma.

¿Por qué son necesarios?

  • Porque un 30% de la población tiene dificultades lectoras
  • Porque el acceso a la lectura es una necesidad social y un derecho reconocido en diversos textos legales nacionales e internacionales
  • Porque leer es un placer que permite compartir ideas, pensamientos y experiencias

I Encuentro de Clubes de Lectura Fácil de Euskadi

En primer lugar, Blanca Mata, que lleva a cuestas la página web de Euskadi (www.lecturafacileuskadi.net) y es una de las principales dinamizadoras de esta actividad, nos hizo un resumen de los principales datos en la comunidad autónoma:

Lectura fácil en Euskadi nace en 2012 y hoy en día es la segunda comunidad que cuenta con más clubes adheridos, después de Cataluña, con un total de 78, lo que no excluye que pueda haber alguno más de carácter privado no adherido. El crecimiento ha sido enorme: en 2012 sólo había dos, con usuarios de Dislebi (Asociación Dislexia Euskadi) y de la FSDPV (Fundación Síndrome Down del País Vasco); en 2013 fueron 14 y en 2014, 35. Por territorios, Bizkaia cuenta con el 79% de los clubs, frente a un 18% de Gipuzkoa y un 3% de Araba. El 20% se celebran en bibliotecas públicas y el resto en entidades privadas.

Los clubes de Lectura fácil se orientan a diferentes colectivos:

  • Personas mayores (en especial de centros de la tercera edad).
  • Personas con deficiencias psíquicas, sensoriales, neurosicológicas o físicas.
  • Personas en proceso de alfabetización.
  • Personas con trastornos o dificultades de aprendizaje.
  • Hablantes de la lengua no nativos (inmigrantes).
thumb_IMG_5276_1024

Blanca Mata exponiendo algunos datos sobre la Lectura Fácil

A continuación se expusieron las conclusiones de las mesas de trabajo, separadas por áreas temáticas, si bien algunas de las ideas se mencionaban de forma reiterada en varios grupos. Muchas de estas ideas quedaron reflejadas en el mapa de facilitación gráfica elaborado por Mercedes Corretja que nos habla de su realización aquí:

thumb_IMG_5285_1024

Mapa final de facilitación gráfica realizado por Mercedes Corretge

thumb_IMG_5278_1024

Mercedes Corretje explicando su mapa gráfico

1. Respecto a la organización previa de los clubes:

Algunas de las ideas que se mencionaron fueron, entre otras, que la vía más sencilla y efectiva de crear nuevos clubes es a través de las bibliotecas o de asociaciones ya integradas en la sociedad; se están encontrando barreras y dificultades varias a la hora de acceder al público en general y que tenga conocimiento de su existencia; las bibliotecas en ocasiones no cuentan con recursos necesarios para poder organizar las reuniones; en euskera funcionan mejor los grupos de aprendizaje del idioma no vinculados a las asociaciones; se hace necesaria tanto una formación profesional de los dinamizadores y organizadores, como una segregación mayor de los grupos según el nivel de sus integrantes y también normalizar la actividad saliendo a las calles.

2. Respecto a los libros: 

Los clubes más veteranos notan cierta escasez de materiales disponibles, pero en general la evolución es adecuada y los libros publicados reciben valoraciones positivas. Entre las demandas más reiteradas están los libros divulgativos, especiales para el público infantil y juvenil y que traten temas más actuales y cotidianos, ya que los clásicos de la literatura están mejor cubiertos. También sería muy interesante poder disponer de una base de datos a nivel nacional de los recursos existentes.

A nivel organizativo, se echa de menos la existencia de un protocolo unificado para la clasificación de los libros de lectura fácil. También se recomienda pedirlos tanto en bibliotecas como en librerías, para que éstas sean conscientes de que la demanda de nuevos materiales está ahí. Además, sería interesante extender la lectura fácil a otros ámbitos además del educacional —por ejemplo, existen convenios de trabajo redactados según las directrices de la lectura fácil—.

También se recomienda que se profesionalice la lectura fácil (tanto en lo relativo a dinamizadores, como escritores, traductores, editores, etc.) y que los materiales cuenten con mayor apoyo visual (ilustraciones, fotografías…)

3. Respecto al papel de las bibliotecas:

Se observa que la existencia de clubes de lectura fácil depende de manera exclusiva de la voluntad de los trabajadores de cada centro, por lo que falta una vertiente de presión desde las administraciones para que creen protocolos de actuación al respecto.

También sería interesante contar con las experiencias de otras comunidades/países para incorporar nuevas iniciativas.

4. Respecto a los beneficios de la lectura fácil: 

Además de la mejora de las habilidades lectoras, se ha comprobado que ayuda a crear un entorno inclusivo, a generar autoestima en los participantes, a promover la democracia lectora y a socializar el entorno. Como riesgo, se ha constatado el peligro de que la lectura no se practique más allá que como actividad grupal. También se destaca la generación de lazos afectivos entre los miembros de los clubes y el aumento del sentimiento de placer por la lectura.

5. Respecto a las dinámicas de trabajo: 

En el grupo de trabajo se ha destacado que sería muy interesante contar con un banco o bolsa de experiencias donde poder encontrar información sobre qué dinámicas resultan más efectivas o enriquecedoras para el grupo.

6. Respecto a los clubes en euskera: 

Existen muy poco material de referencia (5 libros hasta el momento) y las traducciones en ocasiones dejan mucho que desear, de ahí la necesidad de contar con profesionales. No hay material para el público infantil. Sería interesante poder extender los clubes de lectura fácil a euskaltegis e institutos.

thumb_IMG_5279_1024

Dinamizadora de un club de lectura fácil para sordos en La Rioja

thumb_IMG_5281_1024

Fernando Morillo, escritor y editor de Gaumin, que ha publicado varios libros de lectura fácil.

Como veis, se trató de un encuentro muy interesante y que a mi me aportó mucha información, dado mi desconocimiento inicial. Muchos de los datos que he dado son relativos al País Vasco, pero si queréis información a nivel nacional, podéis consultar la página Lectura Fácil .

¿Y vosotros? ¿Conocíais esta modalidad de lectura? Si tenéis alguna experiencia al respecto, me encantará que nos la contéis en los comentarios.