«La soledad del dibujante ante la página es un modo de entender la vida. Ver su trabajo, leerlo, es el último fin, donde cobra protagonismo el lector. Disfrutar del proceso creativo es un privilegio único del autor. Un placer –casi– exclusivo por el que merece la pena perderse.»

«La imaginación no delinque, que decía el maestro Buñuel.»

«Malos tiempos para la cultura. En época de crisis, cuando hay que recortar sin piedad, es lo primero que sufre las consecuencias. Quizás ha de ser así. Surge el problema cuando los libros no se cambian por artículos de primera necesidad (tampoco por piedras que lanzar en las calles). […] La cultura, esa meretriz mal pagada, mancillada y apaleada. La gestión cultural es bien puta. Puta gestión cultural. Prohibido pensar. Cansa.»

«Los malvados se ríen a mandíbula batiente al contemplar el aplauso del pueblo a los ídolos de barro que ellos mismos fabrican desde su atalaya maquiavélica a golpe de mass media. […] Son los gladiadores del mal. No apoyemos su circo, ideado para un público tonto y dócil. No seamos marionetas en manos de aquellos que se jactan de odiar a los titiriteros, una ruin maniobra de despiste que pretende, como tantos otros planes maestros, ocultar su manera rastrera de mover los hilos.

Puedes leer la reseña del libro aquí.